sábado, octubre 04, 2008

Dos posiciones ante la crisis

Foto: I.N., Palmeras en el puerto, Palma, 2008
No me convence este primer artículo y me gustaría preguntar a mis amigos economistas qué opinan. No es sólo el catastrofismo; es obvio que este hombre tiene razón cuando dice que la crisis será larga y mucho peor de lo que es ahora. Pero no me gustan varias cosas: que parece que no tenga ideología (y la tiene, puesto que su determinismo es útil a determinados intereses), que dé fechas tan precisas y no las justifique ni argumente (en vez de economista parece astrólogo, pero sin encantamiento), que venga a decir que se haga lo que se haga todo será terrible y luego resucitará mágicamente: si es así, que nos diga cuáles son las leyes matemáticas que lo propiciarán. Y su idea de que al final desaparecerá el Estado y gobernarán (aún más!?) las grandes corporaciones parece que se ajusta a su mal disimulada ideología. Yo prefiero al mismo Jean Luc Gréau, que copio más abajo, en verde, y sí proponía cosas, o a Vicenç Navarro. Pero pongo aquí a este profesor (pese a ese castellano defectuoso, fallida en vez de quiebra, la manera como, se ha de hacer... etc ¡Debería traducirse!) a ver si alguien con cultura económica o política opina:
"En 2010 empezará la crisis de verdad y será brutal, terrible" El catedrático de Estructura Económica de la Ramon Llull augura que la recesión durará diez años David Ruiz Barcelona 03/10/2008
Santiago Niño Becerra, nacido en Barcelona hace 57 años, es un hombre que habla claro. Catedrático de Estructura Económica, es profesor en la Facultad de Economía IQS de la Universitat Ramon Llull. Considera que la situación económica mundial va a ir "tendencialmente a peor" en los próximos tres años y que todas las medidas que se están aplicando no van a servir porque responden a un viejo manual que ha quedado obsoleto. -¿Estamos ya en crisis?
-No, que va. Yo diría que estamos en "precrisis". La crisis empezará a mediados de 2010. Pero es que, además, lo que viene ahora y lo que vendrá no se parece en nada a lo que vivimos en 1993 o en el 2000. Esto es otra película, es una crisis sistémica. De parecerse a alguna cosa, se parecería al "crack del 29".
-¿Por qué es una crisis sistémica?
-Porque la manera como está funcionando el sistema se tiene que cambiar. En 1993 hubo un problema, se inyectó dinero en forma de crédito y se acabó. En 2000, lo mismo. Ahora no. Aplicamos un manual viejo que ya no funciona. Se han agotado las herramientas que se pusieron en marcha como el hiperconsumismo, el hipercrédito o la hiperdeuda y pasamos a otra película...
-¿Cuándo empezó esta "precrisis"?
-En septiembre de 2007 cuando se manifestó el problema de las subprime.
-¿Y hasta cuándo durará?
-Se alargará hasta junio o julio del año 2010. La tendencia dentro de este periodo será a peor. Esto no significa que un día la bolsa suba o que otro baje. En 2010 empezará la crisis de verdad. Caída "a plomo" hasta mediados de 2012. Habrá un hundimiento a nivel económico, y será a nivel mundial.
-¿Qué pasará a partir de 2010?
-Durante el periodo 2010-2012 el nivel de la caída será brutal, terrible. Habrá economías que sufrirán muchísimo, por ejemplo la española, la alemana, la estadounidense o la china. Habrá un periodo de estancamiento hasta 2015 y, a partir de ahí, comenzará un periodo de recuperación muy lento hasta 2018-2020. Estamos hablando de una duración de 10 años, similar a la "Gran Depresión" norteamericana de la década de 1930. -¿El capitalismo ha llegado a su fin?
-El colapso del sistema capitalista aún no se ha producido. Los sistemas tienen una vida de 250 años. El capitalismo empezó entre 1815 y 1820 y terminará más o menos en 2070. Lo que ahora vivimos es una crisis de ajuste, como ocurrió en 1929. Las características del capitalismo no cambiarán pero el ajuste que se hará será muy importante. -¿Cuáles son las posibilidades que tenemos para capear el temporal?
-Nada. Esto ha de pasar. Es inevitable.
-¿Pero los ciudadanos no tienen ninguna opción para intentar salir menos afectados?
-Yo siempre recomiendo que si alguien tiene deudas, que no se endeude más. Quien no tenga, que no se endeude y si una persona tiene deudas y dinero ahorrado, que lo dedique a reducir deuda. Otra cosa es que, antes de comprar nada, la gente se pregunte si realmente lo necesita. Que calculen muy bien cuales son las expectativas de sus ingresos y adapten el gasto. Lo que no sea necesario, no es importante.
-¿Habrá muchas empresas que puedan aguantar esta situación?
-No, habrá cierres en cascada. La evolución será cada vez a peor y, a partir de 2010, se acelerará.
-¿La culpa es de los bancos y las inmobiliarias? -La culpa no es de una persona o de un grupo de personas. Las medidas que se han tomado han llevado al desastre. Pero si estas medidas no se hubieran tomado, no se hubiera crecido como se ha crecido. Y todos hemos estado muy contentos de crecer así.
-¿Habrá bancos que quebrarán?
-Sí, pero aunque un banco haga fallida no pasa nada. El problema es que, dentro de un escenario como el actual, que un banco caiga supone un torpedo a la confianza. El sistema que hemos montado no está atado con cables de titanio, está unido con algo tan intangible como es la confianza que, cuando se rompe, ya no se puede reparar.
-¿Es una buena decisión que los Gobiernos usen dinero público para salvar a las empresas?
-No servirá de nada. Se tiene que hacer porque el modelo dice que es lo que debe hacerse. Esto sirve para tapar un agujero, pero se abrirá otro. Estamos hablando de cifras tan brutales que es imposible tener dinero suficiente para tapar todos los agujeros.
-¿Cómo sabremos que estamos saliendo de la crisis?
-La recuperación se percibirá en el ambiente. El primer síntoma de la recuperación vendrá hacia 2012 porque no iremos a peor. El segundo signo será que algunas personas empezarán a hacer cosas.
-¿El resultado de esta crisis será la aparición de una nueva potencia económica?
-Yo opino que la figura del Estado irá a menos y que las grandes corporaciones tendrán más fuerza. Creo que General Electric es la primera corporación del futuro, es un caso a estudiar. En el futuro habrá más eficiencia, orden, aprovechamiento,…
-¿Grandes corporaciones como las de la película "Rollerball", que planteaba un futuro en el que las grandes corporaciones controlaban el mundo?
-Sí, eso mismo.
ENTREVISTA: ALMUERZO CON... JEAN-LUC GRÉAU "Los economistas han traicionado a la realidad" OCTAVI MARTÍ 02/10/2008 Vive en Montmartre pero la cita es en el centro de París, en Marais. Comemos en la terraza pues, aunque ya hace fresco, nos ahorramos el zumbido de la música de fondo. Lleva un traje oscuro y -previsor- un jersey de lana por encima de la camisa. Jean-Luc Gréau nació en Argelia hace 65 años. Entonces el país era francés pero dejó de serlo cuando él cumplió los 18.
"En 1962 llegamos a Montpellier. Y allí cursé mis estudios. La ciudad nos acogió bien". Ningún trauma de pied noir, de colonizador que desentona en la metrópoli. Y enseguida trabajó en la patronal. Como economista. "Durante 27 años he estado dedicado a presionar a los diputados franceses. Había que asesorarles en materia económica. Y defender nuestro punto de vista, claro". Que era el de un estricto liberal.
Su premonitorio libro sobre la crisis le ha puesto en órbita en Francia Pero eso es ya un pasado remoto porque hoy, convertido en autor de éxito y subido a los púlpitos de opinión gracias a La trahison des économistes (La traición de los economistas), un bombazo en plena crisis, se ha descubierto como un intenso orador que no presta demasiada atención al menú. La ensalada se aburre en el plato y el salmón a l'unilateral se queda frío. "Hace mucho que dejé de confiar en la capacidad autorreguladora del mercado. Lentamente. Primero Nixon abandonó la garantía del llamado patrón-oro. Luego vinieron Reagan y Thatcher, la desregulación y la venta del patrimonio del Estado. El paro y la miseria se hicieron endémicos. Los ricos lo eran cada vez más y la parte del salario cada vez es menor en el coste final de un producto". Sus dos primeros libros fueron tan minoritarios como premonitorios, pero el tercero llega en el momento adecuado y se vende como rosquillas en un país ansioso de explicaciones. "Lo que yo defiendo, antes era inaudible". Porque la crisis le ha conferido una autoridad que antes monopolizaban esos "economistas traidores". ¿A qué? "A la realidad". Él es una excepción en un contexto donde domina el discurso no intervencionista: proteccionista, contrario a la moneda única y defensor del Estado. "No creo que Europa tenga que ser proteccionista respecto a EE UU o Canadá, pero es absurdo que no lo sea frente a China, Corea o Ucrania". Gréau pone el dedo en la llaga: los intercambios son desiguales cuando en un país existe protección social y en el otro no, cuando en uno los salarios son altos y en el otro miserables. La crisis actual, dice, es el final de un proceso de financiarización de la economía. "Hoy el consejo de administración deja que el gerente o director se fije el propio sueldo. Es descomunal. Fuera de toda lógica. Y él, a cambio, se ocupa de multiplicar el valor de las acciones en muy poco tiempo. Jugando con la deuda. Se confunde el interés de la empresa con el de sus accionistas, de unos pocos. Y la burbuja estalla". Lo explica con orden y calma. Con la calma del converso. "Soy una mezcla de keynesiano y schumpeteriano que se reconoce deudor ante Marx y, sobre todo, ante Adam Smith. Difícil de clasificar". Pero si hace un año nadie quería escuchar a los augures inclasificables, hoy los lectores franceses dan la razón a sus libros. Y a nuestro alrededor, ahora caemos, el restaurante no se ha llenado. Impensable hace seis meses.

5 comentarios:

frikosal dijo...

Buena selección, se agradece. Yo no se gran cosa de economía pero allá voy.

Las fechas que da el primero si que resultan sospechosas.. Por ejemplo: eso de que los sistemas tienen una vida de 250 años me parece una tontería enorme, la mayor rapidez en el intercambio de información hace que la historia se acelere, ahora en una década hay más cambios que en un siglo en la edad media. Vamos, así lo creo yo. Y si el resto de datos se han calculado con la misma alegría pues ya me dirás.

Del segundo tomo nota, habría que leer alguno de sus libros.

Hace falta un pensamiento nuevo, una nueva ideología que sea verosímil y que ilusione. Me parece a mi que sin utopías no se puede vivir. Yo solamente desearía que la nueva no sea atroz. En el campo abonado de la crisis del 29 nació el fascismo. Crucemos los dedos (y sigamos publicando blogs, quien sabe, a lo mejor esos granitos de arena sirven de algo).

Ya estoy de regreso. Un abrazo.

zbelnu dijo...

Ole! Me ha hecho ilusión tu comentario, Friks. Yo también creo que necesitamos utopías. Me alivia que le desmontes las fechas a ese Niño (su apellido tampoco acaba de...:)) Iré a ver qué has traído de tu viaje...

civisliberum dijo...

"El economista es un profesional cuyo trabajo consiste en explicar las causas por las que nunca se cumplen sus predicciones"
Civisliberum-Economista

ASOMANPIC dijo...

ISABEL, TRAS EL DESCUBRIMIENTO DE VUESTRA DEFENSA DEL AZUFAIFO BICENTENERIO EN TU LIBRO SOBRE SU PLAZA. NOS HEMOS REANIMADO EN LA DIFICIL PUGNA EN A CORUÑA CONTRA NUESTRO AYUNTAMIENTO POR EVITAR QUE SE CONSTRUYA EN EL MEDIO DE UN PATIO DE MANZANA PROTEGIDO, CON RESIDENCIA DE PICASSO INCLUIDA. POR CIERTO VISITARÉ AL AZUFAIFO EL VIERNES EN PEREGRINACIÓN DESDE GALICIA. MAS INFORMACIÓN: http://www.manzanapicasso.com/ O http://www.manzanapicasso.blogspot.com/
GRACIAS.

zbelnu dijo...

Cómo me alegro, Asomanpic, de que os haya animado nuestro azufaifo. Iré a ver vuestra página... Y si quieres avísame cuando sepas la hora de visita al azufaifo, yo vivo a pocos metros...