jueves, diciembre 31, 2009

En la BBC sobre la degradación del Raval

Foto: I.N., Avenida de Perpinyà, 2009
Shock tactics to fight Barcelona crime
By Sarah Rainsford
BBC News, Barcelona
More than 500 cards like this have already been sent to city officials
Raval has been getting ready for Christmas. Festive lights twinkle above the narrow, cobbled streets. Strings of tinsel festoon the tapas bars. And the residents and traders of this central district of Barcelona have been preparing to send traditional "season's greetings" to the city authorities.
But there is no sign of Santa or fluffy snowmen on their Christmas cards this year.
"Here are some people using the street as a toilet," says Alexia, pulling one of the cards from a pile scattered over the counter at the family shoe shop. We want them [city officials] to feel a little guilty Alexia, shoe-seller in Raval "Here they are taking drugs," she continues, as her youngest daughter tugs at her skirt to go home.
"And here, people are having sex in the street."
The photo of a prostitute and her client, mid-act and mid-street, leaves very little to the imagination. It is the most graphic of a series of snapshots of daily life in Raval caught on camera by the residents. The message on the back reads "Happy Christmas!"
"We're sending them to the mayor so he can hang the pictures by his Christmas tree," Alexia's husband Luis explains.
"He always sends us cards with pretty pictures of Barcelona on them. But things happen here that aren't nearly so pretty. I want him and his family to see what we have to see," the shoe-seller adds.
Street sex The neighbours have already delivered more than 500 cards to elected officials and to city police.
Raval residents say they want to live in "a dignified district"
It is not their first attempt to get the authorities' attention. In almost every other house in Raval, people have hung large white banners from their balconies with a single phrase in Catalan: "Volem un barri digne!" (We want a dignified district!)
Now they have resorted to shock tactics.
Raval has been a red-light district for many years, but the locals complain it has never been so seedy.
"I used to come and look at the girls here when I was younger," admits Jaime, who says the area's mood has been changed by an "avalanche" of foreign sex workers.
"There used to be just be a few Spanish senoras in the bars. Now everything's organised by mafias who bring women here from other countries and control them," he says.
Like other residents, Jaime believes the foreign girls who line the district's dingy backstreets are forced to earn money quickly to repay their debts. Sex outdoors keeps costs down and turnover high.
"It's not usual that everybody's getting sex on the streets, but it happens," explains Oscar Urdeitx, whose house is just a short walk from the main tourist drag of Barcelona, Las Ramblas.
"In Barcelona, we get tourists from the UK mainly who come for celebrations for the weekend and they don't care about anything. Probably that's the people finishing on the corner having sex."
Oscar believes the surge in sex workers in Raval has increased other problems. The municipality now runs a large needle exchange centre for Raval's drug addicts.
But Oscar says many choose to inject on his doorstep. Others use a nearby playground.
"I come here first to collect the condoms and syringes and clean up," one mother says, as her small children clamber over a climbing frame behind her. "The sign here clearly says this area is for young children, and if they see a condom or something on the ground, they'll pick it up and eat it!" 'Hard to ignore'
In recent months, the police have increased their presence on the streets. But there is no custodial sentence for public fornication in Spain, and an officer patrolling Raval confesses his options are limited.
"I can only fine them or say put your dress on and go away. But it's complicated," says Agustin, who has not received his own Christmas card yet. He admits that fining people makes little difference.
So the Raval residents want to shock the Barcelona authorities into more effective action. "We want them to feel a little guilty," says Alexia. "They have to know they don't do the work they have to do." The city mayor did not want to discuss this issue in an interview. His secretary said she had not seen one of the cards yet, in his inbox.
But if a snapshot from Raval does end up nestling amongst the candles and Christmas lights on the mayor's mantelpiece this week, the images of prostitution, drugs and guns will be pretty hard to ignore.

lunes, diciembre 28, 2009

En La Vanguardia, Xavier Antich

Foto: I.N., Casa en Perpinyà, 2009
Xavier Antich
¿Caso Centelles? Más bien habría que decir "Centelles como caso", y no es lo mismo. Pues, más allá de su singularidad, bien puede considerarse, más bien, un síntoma. Y lo peor es que parece generalizado. De ahí que, aparte de los detalles de la historia y de la efervescencia con que se ha seguido la polémica, haríamos bien en resistirnos a que todo ello se convierta rápidamente, como tantas otras cosas, en carne de hemeroteca o en una mera anécdota en la lista, a estas horas ya abultada, de los desagravios nacionales. Queda ya para la historia local de la infamia la injustificable intervención del Ministerio de Cultura, que ha aprovechado para pescar en aguas revueltas con un inexistente sentido de Estado y con nula lealtad institucional.
Me disculparán que les hable hoy desde mi experiencia personal. La polémica sobre las fotografías de Centelles ha saltado mientras estaba impartiendo dos cursos de tres meses en la Universidad de Stanford, en California, uno precisamente sobre la fotografía en Catalunya durante la Guerra Civil. Semana tras semana, mis estudiantes han estado analizando los trabajos, sobre todo, de Centelles, pero también de Josep Maria Sagarra, Ramon Rius o Andreu Puig, las familias Brangulí y Pérez de Rozas, entre otros fotógrafos catalanes. Además, claro está, de Capa, Taro, Chim, Namuth, Reisner, Michaelis, Horna y muchos más.
A todos les sorprendía el escaso conocimiento que se tenía en el mundo de estos fotógrafos catalanes. Pero su sorpresa se convertía en estupefacción cuando se enteraban de las dificultades que muchas de estas imágenes tenían para ser accesibles y circular en la esfera pública con la dignidad que sin duda merecen. A ello, y la estupefacción crecía, contribuye el hecho de que no existan sobre ellos estudios de una mínima solvencia académica.
En realidad, debe recordarse que no existen monografías sobre la fotografía durante la Guerra Civil dignas de este nombre. Los únicos estudios que resisten el algodón del rigor global, en el ámbito científico, son el libro de Caroline Brothers (autora de War and Photography. A cultural history, inexplicablemente aún no traducido en nuestro país, ¡y es de 1997!) y algunos artículos de Jordana Mendelson, profesora en Nueva York. Y eso que no se trata de una guerra más, sino de la primera guerra fotografiada en directo y difundida internacionalmente. ¡Ahí es nada!
Para acercarnos a la realidad de la que estas fotografías hablan, a falta de estudios locales rigurosos sobre los autores de estas imágenes y sobre un fenómeno que inaugura el fotoperiodismo de masas, ha habido que recurrir a textos literarios como los de Teresa Pàmies (Quan érem capitans),Tísner (556 Brigada Mixta)o Agustí Bartra (el descomunal Crist de 200.000 braços),entre otros textos. O a perlas como el libro autobiográfico de Josep Pernau (Memòries, La Campana) que se abre con la estremecedora revelación del hijo de una de las fotografías más célebres del conflicto, la de una mujer (su madre) en el momento mismo de reconocer el cadáver de su marido (su padre) en el cementerio de Lleida, después de la masacre. El testimonio de Pernau, que ha visto cómo esa fotografía (precisamente de Centelles) era publicada en mil sitios alterando su localización originaria (incluso en el Liceu, hace no mucho, que la pasó al siglo XIX), constituye a estas alturas la más lúcida confirmación de que casi nadie se ha ocupado hasta ahora de dispensar a estas imágenes la atención que se merecen.
Porque, ¿de qué hablamos cuando hablamos de fotografías? Hasta ahora, en el caso de la Guerra Civil, las fotografías sólo han sido accesibles desde dos puntos de vista que modifican, sustancialmente, la especificidad de las imágenes, aunque al precio de convertirlas en fotográficamente irrelevantes. Por una parte, las fotografías han servido, habitualmente, para ilustrar estudios históricos del conflicto. Así, las fotografías han sido leídas como meras huellas del acontecimiento, como testimonios casi notariales de realidades sucedidas, como inscripciones neutras. Por otra parte, algunas de ellas han tenido una cierta circulación en formato expositivo y, convertidas en piezas museizadas, auráticas, han pasado a ser consideradas obras de arte.
Hoy sabemos que ambas aproximaciones al fenómenos fotográfico son insuficientes. Tratadas como meros documentos, pierden la singularidad de su relato. Los fotógrafos no son, nunca y en ningún caso, testimonios neutros al servicio de la pura objetividad de los hechos históricos. En cada fotografía se halla inscrita una pluralidad de las decisiones que subjetivizan inevitablemente el resultado y es, por ello, una auténtica construcción de sentido. Por otra parte, una fotografía dista de poder ser contemplada sólo formalmente por sus atributos propiamente artísticos. Con ello se olvida que la fotografía cristaliza una interpretación de los hechos. ¿Era el máximo responsable de los archivos de la Generalitat quien debía hacer la gestión para que los fondos de Centelles se quedaran en Catalunya? Tengo serias dudas de que su destino más adecuado pudiera ser el Arxiu Nacional de Catalunya. Allí ya hay fondos fotográficos importantes, pero la propia naturaleza de la institución no garantiza la accesibilidad ni la circulación que merecen.
Pero ¿estamos preparados para volver a leer la historia de la Guerra Civil a través de la lección que las imágenes fotográficas transmiten? ¿Estamos en condiciones de articular aquí, a nuestra escala, algo así como lo que significan el Centre National de la Photographie de París o el International Center of Photography de Nueva York? ¿Aprenderemos por fin que las fotografías no son ni meros documentos ni tampoco obras de arte, en el sentido tradicional del término? Es difícil intervenir en la polémica del caso Centelles si no se contestan antes algunas preguntas que tienen que ver con Centelles como caso.

domingo, diciembre 13, 2009

Un artículo importante y necesario

Foto: Eugène Atget, Pont Neuf, París, 1925
(Los subrayados son míos. I.N.) TRIBUNA: EMILIO SÁNCHEZ ULLED
La ciénaga de la corrupción Rapiña de fondos públicos, urbanización salvaje, daño medioambiental, infiltración mafiosa, apatía ciudadana y riesgo de populismo político son algunas de las consecuencias de un mal que precisa una acción urgente
EMILIO SÁNCHEZ ULLED 09/12/2009
Hemos asistido al afloramiento de repugnantes ejemplos de corrupción pública, germinados en esa zona en la que confluyen el desarrollo de las políticas públicas y la actividad económica privada, zona que corre el riesgo de convertirse en una auténtica ciénaga. Con ejemplares endémicos de sapos, claro.
El desconcierto se acrecienta ante la reacción de las fuerzas políticas cuando alguno de sus responsables es investigado: deslegitimación de la investigación atribuyéndola a oscuros fines conspirativos, ataque personal a los investigadores y, por si fuera poco, indiscriminado cuestionamiento de las instituciones de persecución penal así como de los instrumentos de investigación, sin importar el perjuicio que ello puede generar en la lucha contra el crimen en general y el organizado en particular. No es una conducta novedosa. Encontramos ejemplos extremos en la Italia de Il Cavaliere: reformas legales destinadas a restringir hasta la inoperancia práctica las intervenciones telefónicas, en cuanto éstas han puesto en apuros al gobernante; persecución infamante de fiscales y jueces activos en las investigaciones de la corrupción gubernamental; recorte de los plazos legales de prescripción de los delitos de cuello blanco
.En España tenemos una muestra reciente de esta actitud en la polémica suscitada sobre el Sistema Integrado de Interceptación de Telecomunicaciones (SITEL), avanzada tecnología que sustituye los antiguos medios de interceptación de líneas telefónicas y grabación magnetofónica de conversaciones. Algunos han intentado presentar dicho sistema como una intromisión ilegítima y arbitraria del Ejecutivo en las vidas de los ciudadanos, cuando en realidad su utilización, como la del sistema anterior, sólo es posible para delitos graves con autorización y control judicial y en las debidas condiciones de fundamentación, proporcionalidad, necesidad y autenticidad. Cumpliéndose tales requisitos la intervención resulta irreprochable, como el Tribunal Supremo ha declarado. Otra cosa es que ya sea hora de mejorar y modernizar la definición legal de requisitos y procedimientos, necesidad que ya existía con las tecnologías anteriores y que sigue abandonada en la práctica a la jurisprudencia del Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional.
Volviendo al principio, estamos ante un fenómeno que va más allá de la tradicional mordida, es algo distinto y más sutil. Algo que presenta dimensiones cualitativa y cuantitativamente muy peligrosas y, desgraciadamente, también cierta vocación estructural. Se trata de corrupción de alto nivel, de la utilización ilícita de las potestades, la información -privilegiada- y los recursos públicos para aplicarlos a finalidades particulares, individuales o corporativas, propias o ajenas, siempre en perjuicio del interés general. No es algo que deba sorprendernos especialmente a estas alturas del desarrollo político-social, pero lo cierto es que hasta ahora su verdadera magnitud resultaba inversamente proporcional a su visibilidad para los ciudadanos. Es una corrupción que fluye larvada bajo la superficie de las actividades económicas corporativas cuando éstas entran en contacto con el desarrollo de las políticas públicas. Sus objetivos son diversos: puede ser el mero saqueo de los fondos públicos, pero también la desactivación práctica de los controles oficiales sobre los negocios para que no entorpezcan las metas operativas de las corporaciones privadas. Y no hay que descartar algo tan prosaico como el blindaje de un estatus social privilegiado.
La situación se ha visto perversamente exacerbada por las crecientes necesidades de financiación, fuera de los límites legales, de las complejas estructuras sobre las que hoy se asientan los partidos políticos, verdaderos engranajes de funcionamiento de los Estados democráticos actuales. Bien pronto se descubrió que unos mismos cauces de aprovechamiento ilegítimo de la actividad pública podían ser utilizados tanto para el enriquecimiento personal o corporativo como para financiar las actividades de los partidos políticos. O para ambas cosas a la vez, generando curiosas concomitancias de intereses. Ya conocemos prácticas que son verdaderos "clásicos" en la materia: la facturación por servicios inexistentes o descaradamente inútiles -informes o estudios, por ejemplo-; la interposición de sociedades pantalla destinadas a hinchar o rellenar los costes de una determinada actuación pública, o a justificar una subvención; el desvío de dinero público a entidades -muy señaladamente fundaciones- vinculadas a formaciones políticas y a su puro servicio más que al de las finalidades formales de aquéllas; la degeneración de los convenios de colaboración entre entidades públicas y privadas -urbanísticos, por ejemplo- a fin de encubrir simples procesos de enriquecimiento.
El perjuicio directo que los comportamientos corruptos causan al interés social es enorme: rapiña de los fondos públicos; alteración del mercado; descontrol de la economía especulativa; urbanización salvaje (agravada en este caso por una excesiva concentración en el nivel municipal del poder decisorio sobre el suelo sin un correlativo incremento de los controles externos); daño medioambiental; lesión de los derechos de los más débiles en las relaciones socio-económicas (trabajadores, inmigrantes, pequeños ahorradores). Y, siempre, el torcimiento del buen gobierno.
En este caldo de cultivo pueden producirse también consecuencias indirectas, sociológicas si se quiere, pero igualmente nocivas: apatía ciudadana ante la democracia, facilidad para la infiltración mafiosa, e incluso el surgimiento de liderazgos populistas que con recetas falaces y demagógicas se presentan como la solución a los miedos sociales.
El peligro de esta última dinámica lo conocemos bien en Europa. Por si fuera poco, en este paisaje se ha acabado gestando una malsana omertá entre fuerzas políticas, pues no otra cosa es el desvergonzado compromiso de no hurgar en las fuentes de financiación ajenas a cambio de que no se indague en las propias. Patéticos ejemplos de tales oasis de mutismo los encontramos en las hemerotecas. Poco ayuda en este clima la interesada confusión que los dirigentes políticos suscitan al vincular el principio de responsabilidad política al principio de presunción de inocencia penal, con la transparente finalidad de eludir la adopción inmediata de medidas políticas correctoras mientras no acaben los procesos penales, a ver qué pasa.
La persecución de la corrupción pública en España nace en serio con la democracia. Hemos visto iniciarse relevantes procesos por corrupción en los años 90 en el ámbito de grandes obras públicas, en cuya concesión se detectaron diversos sobornos (básicamente mediante facturación por sociedades pantalla que no respondía a trabajos reales), dinero que enriquecía a cargos públicos o acababa en su partido político. Pronto se adoptaron medidas al respecto, como la introducción del delito de tráfico de influencias en 1991, o la reforma de la legislación sobre contratación pública en 1995 y la puesta en marcha de la Fiscalía Anticorrupción en 1996. El Código Penal de 1995, si bien contiene algún avance en la materia, se ha revelado como técnicamente muy deficiente a la hora de penalizar las formas modernas de corrupción pública, lo cual está conduciendo a la impunidad de muchas conductas que son objetivamente merecedoras de reproche penal.
Aun partiendo de la honestidad de la gran mayoría de funcionarios públicos y responsables políticos, hay que profundizar en la lucha contra la corrupción: reforzando la transparencia en los procedimientos administrativos de decisión; consolidando los organismos externos de control y fiscalización administrativa; reformulando la normativa de financiación de los partidos políticos; potenciando la especialización en la persecución penal y mejorando técnicamente el Código Penal. También deben jugar su papel los medios de comunicación y su permanente escrutinio de la actividad pública -en libertad, con rigor informativo-, así como el compromiso ciudadano con la política. Y acaso no esté de más recordarles a algunos lo dicho por Saint-Just a la Convención: "Se promulgan muchas leyes, pero se da poco ejemplo". Emilio Sánchez Ulled es presidente de la Unión Progresista de Fiscales y fiscal Anticorrupción en Barcelona.

lunes, diciembre 07, 2009

España se seca, pero ellos siguen talando

Foto: I.N. Mi mano en un tronco de pino con líquen, Aven Armand, Florac, 2009
En El País lo decía ayer, España es uno de los lugares más afectados por el cambio climático, nuestra temperatura media ya ha subido el doble que la europea, pero a nuestros políticos, ¿qué les importa? Ellos siguen talando, talando para hacer nuevas carreteras innecesarias o grandes parkings, kartings o montañas rusas, o bien con pretextos de ampliar el metro protegiendo los sagrados parkings que constituyen la gran obra socialista. Eso sí, La Vanguardia lo anunció el sábado: hemos logrado que para esa terrible destrucción que llaman "reforma de la Diagonal", no hagan un referéndum estilo franquista, sino que haya una opción C, dejar la Diagonal como estaba. Y digo "hemos" porque hace ya más de un año que fuimos a ver a Trias y se lo planteamos y ahora el alcalde necesitaba a CIU. "La posición minoritaria del gobierno de la ciudad ha forzado este pacto. Hereu necesitaba ineludiblemente el apoyo de CiU para hacer prosperar la convocatoria de una consulta que, cabe recordarlo, fue una imposición de ERC e ICV. El problema es que ahora a Hereu no le bastaban los republicanos. Sin los ediles de CiU no alcanzaba los dos tercios del pleno que deben dar el visto bueno a la convocatoria. De ahí que ayer se reuniera con Xavier Trias y luego mantuviera contactos con el resto de los grupos, que finalmente, con la salvedad del PP, se sumaron al acuerdo."
El problema será: ¿lograrán engañar a la gente como con la desdichada plaza Lesseps? Si seguimos así, si la gente no reacciona, pronto España entera será un inmenso aparcamiento, un lugar reservado a los skaters. Pero tendrán que venir con mascarillas de oxígeno y preparados para soportar temperaturas inhumanas. Cuando les dije a los responsables políticos de la Generalitat que Barcelona está por debajo del índice mínimo recomendado por la OMS de verde por habitante recomendado para la salud de las personas, me contestaron: "Oh, es que Barcelona es muy densa". Como si ellos no contribuyeran talando y talando. En la Diagonal hablan de los árboles como si pudieran hacerlos reaparecer y recolocar por arte d magia, como si 60, 70 o 100 años de crecimiento no importaran... Y luego hablan de sostenibilidad.
REPORTAJE: La cumbre de Copenhague
LA CUENTA ATRÁS DEL CLIMA / 5: ESPAÑA
España se reseca
La Península es la zona europea que más lluvia perderá (un 20%) por el cambio climático, según un estudio oficial - La subida de temperatura medida desde 1970 duplica ya la media mundial
RAFAEL MÉNDEZ - Madrid - 06/12/2009
España está en la primera línea del frente del calentamiento y será el país europeo en el que más se reducirá la precipitación si no se limitan las emisiones de gases de efecto invernadero. Así lo establece el informe Ensembles, de la Comisión Europea y en el que 66 institutos han aplicado a Europa los últimos modelos de predicción del clima. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) predice que eso supondrá una reducción de lluvias de entre el 20% y el 25% a final de siglo.
El agua, un bien valioso y escaso
Los alcornocales de Marruecos se mueren. Después vendrán los de Cádiz.
El secretario de Estado de Agua, Josep Puxeu, admite que la reducción es evidente: "Ya se está viendo. Lo tenemos claro. Sin alarmismos, pero hay menos agua". La planificación hidrológica de las confederaciones hidrográficas incluyen que para 2030 habrá entre un 5% y un 14% menos de entrada de agua en los ríos, salvo en las cuencas del norte.
Hay multitud de indicios. El río Tiétar se secó el verano pasado sin que nadie recordara un precedente. La entrada de agua en los embalses del Alto Tajo, del que parte el trasvase al Segura, han caído casi un 50% desde principios de siglo XX -lo que ha disparado la tensión alrededor del acueducto-. Las aportaciones a los cauces en la Península se han reducido entre 1996 y 2005 un 15%, con respecto a los valores de periodo 1940-1995, según un estudio de Ecologistas en Acción con datos oficiales. "Y eso que en el periodo estudiado sólo hubo dos años considerados de sequía", explica Santiago Martín Barajas. En 2004 comenzó un nuevo periodo seco que persiste y que ha llevado a España a invocar la excepción por sequía para incumplir los caudales acordados con Portugal. Puxeu resume: "Esperar a que llueva es cada día más difícil, porque en este país no sabe llover".
Estos episodios no se pueden atribuir directamente al calentamiento global -siempre hubo sequías en España, cuyas iglesias están repletas de registros con rogativas pro pluvia para combatir la sequía-. Sin embargo, sí permite imaginar la gravedad de la predicción del informe Ensembles e intuir que los conflictos por el agua no han hecho más que comenzar.
Ernesto Rodríguez, jefe Evaluación y Modelización del Clima de Aemet, uno de los centros del proyecto, señala que los resultados del informe implican para España "una reducción de la precipitación entre un 20% y un 25% a final de siglo" suponiendo un escenario medio de emisiones: "Es una disminución apreciable". Puxeu insiste en huir del catastrofismo: "Ya estamos muy apurados de agua pero podemos aplicar la recuperación de agua como en el Segura y en Barcelona, usar desaladoras en el Mediterráneo y ahorrar en regadíos. Y tener cuidado con las transferencias [los trasvases] y con los estatutos de autonomía, ya que es función del Estado garantizar el agua de todos los ciudadanos". Los modelos de predicción del clima son más inciertos en cuanto a precipitación que en temperatura. Los científicos creen que sus proyecciones son mucho más fiables en el aumento de temperatura que en cómo afectará la subida de la concentración de CO2 a la lluvia. Mientras en buena parte de Europa aumentarán las precipitaciones (al hacer más calor se evapora más agua y llueve más), en otras caerá menos agua. El informe Ensembles, realizado entre septiembre de 2004 y diciembre de 2009 dirigido por el Met Office británico, apunta más abiertamente al aumento de sequías que sus predecesores, de 2005.
El estudio predice subidas de temperatura generalizadas, aunque rebaja algo la previsión de que la temperatura máxima subiría unos siete grados en verano. A partir de 2070, prevé para la Península más de 25 días al año con una sensación térmica superior a los 40,7 grados. Para la mitad sur estima una subida del 30% en el número de noches tropicales, en las que el termómetro no baja de 20 grados. Los científicos ya sabían que España está en la zona sensible del calentamiento. Jaime Ribalaygua, presidente de la Fundación para la Investigación del Clima (FIC), otro de los centros del estudio, explica que un informe encargado por la Comunidad Valenciana "indica que el ritmo de calentamiento registrado (promediando datos de centenares de observatorios) en los últimos 25 años ha sido de 0,35 grados por década, que es el doble del calentamiento medio del planeta los últimos 25 años". Rodríguez confirma que el ascenso es mayor en España.
Casi ningún sector escapará al impacto. Javier García López, experto en fitoclimatología, señala que los bosques ya notan el calentamiento. Unas especies suben en altura y otras difícilmente podrán escapar. "En la sierra de los Filabres, en Almería, hay una de las poblaciones de pino silvestre más al sur de Europa y ya se están secando", añade. García López, que pide huir del catastrofismo, apunta más ejemplos: "En Rabat había un enorme alcornocal que hace 20 años comenzó a deteriorarse y está en desaparición". Los próximos son los de Cádiz. Los expertos han aplicado los modelos de predicción del clima al objetivo de la cumbre de Copenhague, que busca estabilizar la concentración de CO2 en la atmósfera en 450 partes por millón. La buena noticia, explica Luis Torres, del FIC, es que ese objetivo sí limita enormemente la temperatura.
Situación de partida
- Emisiones. España es responsable del 1% de las emisiones mundiales. Emite actualmente un 34% más que en 1990, por encima del 15% de subida que le dio la UE para cumplir Kioto. La crisis y las renovables han hecho que las emisiones caigan casi 20 puntos desde 2005. - Ante Copenhague. España tendrá aun papel relevante en la negociación al formar parte de la troika de la UE como presidente entrante. La UE ha acordado reducir sus emisiones un 20% y estudia si eleva el compromiso al 30%. En este proceso España espera obtener ventajas para sus empresas de renovables, líderes mundiales.

lunes, noviembre 30, 2009

Los barceloneses se oponen a la destrucción de la Diagonal

Foto: I.N., Árbol amenazado por el ayuntamiento en la Diagonal, 2009
La mayoría no quiere cambiar la Diagonal
El proyecto más relevante que impulsa el alcalde Hereu es considerado innecesario por el 65% de los encuestados
BARCELONA - La Vanguardia, Redacción - 30/11/2009
El 46% cree que las medidas adoptadas en las obras del AVE para no dañar la Sagrada Família son suficientes. Uno de los aspectos más llamativos que revela el sondeo del Instituto Noxa para La Vanguardia es la decidida oposición de los barceloneses a cambiar la actual configuración de la avenida Diagonal. El 65% de los encuestados considera que sería mejor dejarla como está ahora, y solamente un 29% se pronuncia a favor de una remodelación integral. Más allá del hecho de que el ciudadano tiende por naturaleza a conservar los espacios a los que está habituado y nunca ha sentido gran entusiasmo por las obras, esta opinión mayoritaria es relevante porque el gobierno de Jordi Hereu ha convertido este proyecto en una de las grandes apuestas de su mandato. La mayoría constatada en esta encuesta puede desarbolar su discurso en materia de tráfico - la tan controvertida pacificación-y hacer fracasar su iniciativa para la convocatoria de la primera consulta popular organizada en la ciudad. A la luz de la respuesta obtenida en esta encuesta, Hereu puede perder esta votación si, tal como le exige la oposición, los ciudadanos tienen la opción de votar en contra de la reforma...

Transgénicos y pesticidas

Foto: I.N., Collserola, 2008
Contra el argumento de los defensores de transgénicos, un estudio documentado demuestra que los cultivos transgénicos duplican el uso de pesticidas. Todas esas sustancias que tenemos ya todos en la sangre y que además de matarnos, engordan, como demostraba otro artículo en La Vanguardia Cultura/s. España encabeza los productores de transgénicos y es ya el segundo país con más obesidad después de Estados Unidos. Los lobbies del fast food, los de los transgénicos y los laboratorios farmacéuticos sentados en el gobierno dan sus frutos, unidos a las mafias del cemento y los parkings.

Le Monde Aux Etats-Unis, la généralisation des OGM aboutirait à une surutilisation de pesticides LE MONDE 28.11.09

Les organismes génétiquement modifiés (OGM) permettent-ils de réduire la consommation de pesticides ? L'argument, contesté par les écologistes, est mis en avant par les entreprises de semences transgéniques. Une étude, publiée en novembre par The Organic Center, un centre de recherche américain opposé aux biotechnologies, ravive ce débat en affirmant que la généralisation du soja, du maïs, et du coton OGM aux Etats-Unis depuis 1996 a abouti à une surconsommation de pesticides de 144 000 tonnes (soit deux fois la quantité utilisée par an en France).

Le directeur scientifique du centre, Charles Benbrook, ancien directeur du bureau de l'agriculture de l'Académie des sciences américaine, devenu consultant, a utilisé les données collectées chaque année par le ministère américain de l'agriculture (USDA), qui évalue par sondage les surfaces traitées et les quantités appliquées par hectare. Ces données ne distinguant pas les plantes transgéniques des conventionnelles, M. Benbrook a donc estimé "l'impact" des biotechnologies en mettant en équation les chiffres de l'USDA avec des estimations - effectuées à partir de données publiques - des traitements appliqués en moyenne en fonction des modes de culture. Selon ces résultats, l'utilisation de maïs et de coton génétiquement modifiés pour sécréter une toxine mortelle pour les insectes ravageurs (plantes Bt) aurait permis "d'économiser" 29 000 tonnes d'insecticides depuis 1996. En revanche, la généralisation du soja Round Up Ready (RR), conçu par Monsanto pour résister au passage de son herbicide vedette, aurait abouti à une surconsommation de 173 000 tonnes d'herbicides. Le soja RR a conquis les agriculteurs américains : il représente 90 % des surfaces cultivées de soja. "C'est ce succès qui a entraîné l'accroissement des quantités de pesticides utilisées, affirme Charles Benbrook. L'utilisation d'un seul herbicide a favorisé l'apparition de mauvaises herbes résistantes. Plus on avance dans le temps, moins le système marche. Une seule application suffisait au départ pour contrôler les mauvaises herbes. Deux à trois sont parfois nécessaires aujourd'hui."

"DONNÉES INCOMPLÈTES" Le rapport de M. Benbrook est contesté par le cabinet de conseil britannique PG Economics, spécialisé dans l'analyse de l'impact des biotechnologies - et en général favorable à ces dernières. "M. Benbrook utilise des données incomplètes de façon erronée", résume Graham Brookes, de PG Economics. Premier écueil : les données de l'USDA s'arrêtent en 2007 pour le coton, en 2006 pour le soja et en 2005 pour le maïs. Elles ont été complétées par extrapolation par M. Benbrook. Deuxième critique : ce dernier sous-évaluerait les traitements réalisés par les cultivateurs de soja traditionnel, peu nombreux aux Etats-Unis, donc jugés non représentatifs. PG Economics utilise les données commercialisées par l'organisme privé DMR Kynetec, qui procède par sondage et, contrairement à l'USDA, distingue les modes de culture. Selon ces chiffres, M. Benbrook surestime l'utilisation des herbicides de 28 000 tonnes sur la période étudiée. Les mêmes données confirment toutefois une tendance à l'augmentation de l'usage des herbicides sur le soja OGM américain depuis le début des années 2000, de 10 % à 15 % par rapport à la période antérieure à 1996. Il augmente également sur le coton (de 18 % à 22 %), mais baisse sur le maïs (8 % à 12 %). A ce débat sur les tonnages utilisés s'ajoute une controverse sur le glyphosate, la molécule active du Round Up, présentée comme moins dangereuse que celles qu'elle a remplacées. "C'est l'une des moins nocives utilisées actuellement, mais elle n'est pas sans risque", répond M. Benbrook. Gaëlle Dupont

domingo, noviembre 29, 2009

El país de los parkings

Foto: I.N., La plaça Joaquim Folguera de Barcelona, a punto de ser destruida, 2009
Si siguen así, de este país y de su historia y de los árboles no quedará nada, sólo cemento ardiente y aparcamientos subterráneos. Han horadado Barcelona para llenarla de aparcamientos y los consideran prioritarios por encima de árboles, patrimonio histórico y arquitectónico. Vean este otro caso en la ya castigada isla de Ibiza. No se abren los refugios antiaéreos porque los parkings lo impiden, y la red de ampliación del metro se construye siguiendo las arboledas, talando alegremente para no tocar los sagrados aparcamientos, en una ciudad donde el índice de árboles por habitante está ya por debajo de lo que marca la OMS para la salud de los ciudadanos. ¿Pero le importa eso a nuestros políticos? No, en todo el país, sólo les importan los parkings. Vean este artículo de ayer en El País
El consistorio quiere desmontar el yacimiento para recolocarlo después
JAVIER RUIZ - Murcia - 28/11/2009
El Rey Alfonso X el Sabio pisó el mismo suelo que hoy, casi 800 años después, atraviesan atareados los arqueólogos que investigan el descubrimiento -"inusitado por su extensión"- del céntrico solar de San Esteban. Aquí, casi en el ombligo de Murcia, han aparecido en los últimos meses los muros de 48 casas árabes, siete palacios y hasta una pequeña mezquita con la base de su minarete. Los restos se extienden por debajo del Palacio de San Esteban, un convento del siglo XVII que actualmente es sede del Gobierno regional. Todo en una hectárea de terreno. En ese mismo lugar hay proyectado, desde hace varios años, un aparcamiento subterráneo que el Consistorio de Miguel Ángel Cámara (PP) dice querer compatibilizar con el hallazgo. El método elegido es desmontar los restos para reconstruirlos sobre el aparcamiento. La polémica, y el hallazgo, nació hace seis meses con las obras de construcción del aparcamiento que promueve el Ayuntamiento, apoyado en la empresa La Generala. Tras las primeras catas arqueológicas, los restos de la Murcia árabe empezaron a aflorar. Según la descripción de los técnicos, "se trata de un entramado urbano en torno al palacio y la iglesia de San Esteban dividido en dos partes: un gran barrio con algo menos de una cincuentena de casas pequeñas y un conjunto de complejos palatinos presumiblemente para hospedar a altos dignatarios de la época". El mapa del yacimiento se completa con una gran avenida, un pequeño oratorio, la base de un minarete y una pequeña necrópolis donde no se descarta la localización de restos humanos. Estos días se ha conocido el informe de los técnicos de la Dirección General de Bellas Artes de la Comunidad. Su responsable, Enrique Ujaldón, no ha dejado a nadie indiferente: propone sacar los restos del terreno para "preservarlos de la humedad, poder seguir excavando y que se pueda construir el párking subterráneo". Tras la construcción del aparcamiento, se colocarán encima, creando un parque arqueológico en pleno centro de la ciudad. Esta decisión técnica no ha gustado a algunos expertos arqueólogos. De hecho, el mismo día en el que se conocía el informe, una parte del equipo que trabajó en la excavación, encabezado por su codirector, ha pedido que se conserven los restos in situ y ha expresado su voto particular sobre esta cuestión. Denuncian que "desmontar y mover los restos es destruirlos" y que "no hay precedente de una decisión como esa porque situaría a Murcia, y España, en una situación de ridículo mundial". Sin embargo, el informe ha sido recibido con agrado por el gobierno municipal de Murcia, que ve con buenos ojos que se conserven los restos, siempre y cuando sean compatibles con el aparcamiento. El Ejecutivo autonómico, apoyado en su Consejería de Cultura, también lo respalda. Los dos departamentos, ambos del PP, han reiterado en los últimos días las críticas "a aquellos que se atreven a dudar de la honorabilidad de los técnicos". Sin embargo, ese grupo es cada vez más numeroso. Se oponen al proyecto expertos en arqueología como el científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Julio Navarro, profesores universitarios como García del Toro, el Colegio de Arquitectos liderado por Francisco Camino, la oposición política (PSOE e IU), la Plataforma por la Movilidad de Murcia y los ecologistas. También se ha generado un movimiento de intelectuales y profesionales de la cultura de Murcia, que ha firmado la llamada Carta de San Esteban. Por último, se ha creado una plataforma en la red social Facebook denominado Proteger los restos de San Esteban, que ya supera los 5.000 afiliados y que está sirviendo de base para organizar las concentraciones contra el traslado de los restos. El pasado jueves, varios vecinos de la ciudad se dieron cuenta de que unos 40 operarios estaban cargando en palés de madera pequeñas piezas de ladrillo provenientes del yacimiento. Saltaron todas las alarmas y, ya por la noche, un grupo de ciudadanos puso una denuncia ante la Guardia Civil por "expolio arqueológico". La versión oficial de la Consejería de Cultura murciana es que los restos arqueológicos del yacimiento de San Esteban no han comenzado a desmantelarse. Según Enrique Ujaldón, "el proceso de desmontaje sólo se hará cuando se presente el proyecto pertinente que asegure la perfecta conservación de los restos arqueológicos hallados". Las distintas plataformas no se fían y van a continuar las movilizaciones. Mañana, a las 17.00, se ha convocado una nueva concentración junto al yacimiento. Los murcianos aún recuerdan la noche, en la década de los sesenta, en la que las excavadoras destruyeron unos baños árabes.

viernes, noviembre 20, 2009

La destrucción de la plaza Joaquim Folguera

Foto: I.N., Árboles y farolas en París, 2009
Ayer tuve la mala fortuna de asistir a una reunión en la fea y lujosa Conselleria de Política Territorial de la Generalitat, otro edificio enfermo en un barrio feo, donde sólo las jóvenes acacias que se agitan ocultan un poco la fealdad tremenda de ese lugar, la espantosa estación de Sants, el hotel, la plaza dura, los edificios mediocres y sus bares grasientos. Nos recibía el director general del Transporte Terrestre de la Conselleria de Política Territorial de la Generalitat, Manel Villalante, además del gerente del distrito de Sarrià Sant Gervasi y un responsable técnico de quien no recuerdo el nombre, y yo acompañaba a la líder resistente en este intento de salvar los almeces, una señora culta y elegante, octogenaria, Margarita Sánchez Cerrudo, que iba con su hija y con el abogado Savory, también de su quinta.
Allí nos confirmaron que se llevarán nuestros hermosos lledoners, plantados hace ochenta años por el industrial perfumero Icart (eran otros tiempos) junto a su fábrica. Los cortarán en enero-febrero. Destruirán nuestra hermosa "plaza Magritte", como la llamó Maria Casasses, le quitarán sus farolas (se han inventado que las farolas decimonónicas no están homologadas en Europa y mientras todas las ciudades europeas -lo he ido comprobando en París, Londres, Luxemburgo, Bruselas y etc- conservan las suyas y componen escenas de Brassaï en las noches húmedas, aquí convierten la ciudad en autopista sin que nadie proteste), desaparecerá su atmósfera.
También confirmaron sus prioridades: el metro "no se podía hacer en otro sitio", porque los parkings son para ellos sagrados. Yo les dije que en cualquier otra ciudad de Europa los árboles y el oxígeno valen más qe los parkings. Aquí, los parkings son siempre prioritarios. Así, con la obligación de que cada casa nueva tenga su parking, se han cargado uno a uno casi todos los pequeños jardines que hacían de Sant Gervasi un barrio verde, de aire respirable y lleno de pájaros. Pero la gran diferencia es que los ciudadanos de esas otras ciudades aprecian el verde, mientras que los de aquí son como ellos, sólo piensan en tener el parking debajo de casa aunque eso signifique respirar mal, sufrir alergias, tener más ruido. Y tiran la basura al jardín del azufaifo. Y en cuanto a la belleza, ni siquiera saben que existe.
Hablaron de las cámaras del mercado, también cobijadas en la fea plaza dura adyacente, la antigua plaza Pitarra, ahora Frederic Soler, que fue tan bonita y ya afearon hace tiempo. Ahora esas cámaras son sagradas, pero cuando desgraciaron el mercado por completo y lo despojaron de todo sentido no parecía importar nada.
Barcelona era una ciudad bonita y ahora es la ciudad del cemento y el parking.
Cuando critiqué la estación de Plaça Molina se enfurecieron, según ellos soy la única persona a la que no le convence. Para ellos no existen esas decenas y decenas de personas extraviadas en esos pasillos y túneles, ni los vecinos sensibles que añoran su plaza de antes con los árboles y tierra de arriba, y su sombra en verano, y para ellos, el argumento de que antes había que ir a Gràcia para cambiar de tren compensa sin duda toda destrucción. Hay gente que sólo valora esa clase de "comodidad". Cuando les dije que según la OMS estamos por debajo del porcentaje de árboles por habitante necesario para conservar la salud, me dijeron "Oh, es que es una ciudad muy densa", como si ellos, cargándose los jardines, no contribuyeran. Aunque el ingeniero que nos explicaba orgullosamente la parte técnica de los pozos y avances tecnológicos, me confesó que me comprendía porque tampoco le gustan las plazas duras.
Muy agradecidos nos dijeron que gracias a la resistencia de los vecinos, algo se avanza. Van a trasplantar esos pobres almeces (que en ningún caso podrían volver a la plaza, si resisten sería en muchas mejores condiciones), pobres porque no los han cuidado, ni curado ni atendido como en cualquier otra ciudad europea se mantiene a los árboles, invertirán mucho dinero en esa delicada operación, dejarán tierra (no como en Lesseps, donde no dejaron ni un palmo) y nos traerán árboles jóvenes, que compran ahora, así que con suerte tendrán unos pocos años y según ellos serán de buen tamaño (nadie dijo que un árbol centenario oxigena diez veces más que uno joven). Quieren poner alguno de esos pobres almeces (podados y recortados y bonsaizados necesariamente para trasladarlos) en la plaza frente al Barcino, donde hace unos meses los vecinos vieron desolados cómo una mañana, sin avisar, cortaban salvajemente un pino centenario y todos los demás árboles para empezar unas misteriosas obras.
Nos prometieron enseñarnos el proyecto en dos meses, teóricamente para que haya tiempo de proponer enmiendas. Es verdad que gracias a la resistencia de los vecinos se han asesorado con gente que sabe de árboles. El problema es que luego, a la hora de las obras, no jueguen el papel que juegan en las ciudades europeas, donde los trazados tienen en cuenta el verde como una prioridad y los arquitectos de jardines son importantes como los otros. Aquí el espíritu no cambia, no gastan más en el mantenimiento del arbolado de la ciudad, no usan gente preparada sino peones mal dirigidos, no podan, hacen escabechinas, no cavan suficiente para plantar, ignoran todas las normas europeas respecto a los árboles. Y para el trazado del metro buscan los jardines, ya que consideran los parkings intocables. ¡En una ciudad sin jardines! Prefieren gastar dinero en dudosos trasplantes y cargarse todas las arboledas para su maravilloso metro. "Las ciudades tienen que evolucionar", dicen. Pero deben de viajar con los ojos vendados. Y hay tantos ciudadanos sumisos y que todavía no saben que necesitan del verde para respirar en esta ciudad y que la belleza también es necesaria para el espíritu, para no enfermar.
A partir de enero-febrero, cuando se los lleven, yo andaré hasta Muntaner Via Augusta a coger el metro, para no ver el horror. Serán cuatro años de obras sin árboles. Y obras al estilo salvaje de aquí, sin las cuidadas y civilizadas pasarelas que ponen en París y Londres, donde los ciudadanos siguen contando (porque no son tan sumisos como aquí, y es que el franquismo mató para siempre este país) y la belleza también. ¿Y si pierden las elecciones? Habrán cortado los árboles, destruido la plaza y tendremos que empezar a negociar de nuevo para que nos dejen tierra, para que traigan algún árbol a la nueva y necesariamente fea plaza, porque en esta ciudad no se hace nada nuevo que no sea horriblemente feo y equivocado.
Así que ahora que Bel M. me manda el Assaig de càntic en el temple de Espriu, me parece bastante exacto, sobre todo los primeros versos: Oh, que cansat estic de la meva
covarda, vella, tan salvatge terra,
i com m’agradaria d’allunyar-me’n,
nord enllà,
on diuen que la gent és neta
i noble, culta, rica, lliure,
desvetllada i feliç...

domingo, noviembre 15, 2009

Javier Marías en el País semanal

Foto: I.N., Festucas en el Botánico de Madrid, noviembre 2009
Javier Marías habla en El País semanal de un tema frecuente en este blog, y que tanto me desespera. De esas obras de destrucción del paisaje y la belleza de este país, de ese horror de la costa española y de las ciudades envilecidas por más obras innecesarias con el perverso e inútil Plan E, de cómo el turismo que se ha atraído era el peor, ahuyentando un turismo más culto y civilizado, de cómo se han degradado las ciudades y de la falta de reacción, la sumisión pasiva de los ciudadanos. Lo copio aquí...
JAVIER MARÍAS LA ZONA FANTASMA
Causa sonrojo insistir en las cosas que a uno le parecen evidentes y que hasta hace poco se lo parecían a la mayor parte de la población. Pero vivimos en una época y en un país tan irrazonables que ya nada se puede dar por sentado, ni siquiera la capacidad para asociar las causas con los efectos, o las imbecilidades con sus consecuencias. Es como si hubiéramos perdido –hablo en términos generales– esa facultad fundamental, y con ella la de prever lo que las iniciativas o decisiones o prácticas necias pueden traer consigo. En las últimas semanas he hablado aquí de algunas de ellas: casi nadie asocia la penalización del cachete ocasional a los niños y adolescentes con el vandalismo creciente de muchos de ellos, que son los que al final acaban abofeteando o palizando a sus padres; casi nadie ha asociado el fracaso de la candidatura olímpica de Madrid con el demencial estado de la ciudad, el sistemático destrozo de sus zonas mejores y la imposibilidad de llevar en ella una vida seminormal; los inter-nautas que pronto leerán gratis libros (y que ya oyen canciones y ven películas) se han indignado porque me limité a anunciar que, gracias a sus hábitos que ya nadie va a cambiar (ni yo lo pretendo), llegará un día en que los creadores dejemos de hacer música, cine y literatura, ya que –por lo menos los escritores– sólo ganamos dinero por los ejemplares que vendemos: nadie nos paga una cantidad fija e inamovible por nuestro trabajo, y los anticipos que percibimos son eso, anticipos a cuenta de nuestras previsibles e inseguras ventas. Pero hay muchas otras cosas que extrañamente no se asocian. En Barcelona hubo consternación el pasado verano porque cada vez más gente se paseaba por sus calles, y aun entraba en establecimientos de todo tipo, con el torso descubierto, lógicamente sudoroso y probablemente apestoso; luego se armó un escándalo al reproducir este diario fotografías de sexo en pleno centro, en los tradicionales barrios de prostitución. Yo no sé por qué los barceloneses se sorprendieron, ni de lo uno ni de lo otro, si en su ciudad está expresamente autorizado el nudismo por decisión municipal. “La gente tiene derecho a ir desnuda por donde le plazca”, sentenció el Ayuntamiento en su ridículo afán por ser “moderno”, “tolerante”, “abierto”, “sensible” y “respetuoso con los deseos de todos”. El resultado inmediato fue que hay un par de individuos que van siempre en bolas y con los que los habitantes están resignadamente familiarizados (uno de ellos, al parecer, suele ir en bici y lleva el pito tatuado, para mayor distinción). El resultado mediato es que, si está permitido circular en cueros, ¿cómo se les van a poner trabas a los que “sólo” llevan el torso o el culo al aire o simplemente se sacan el susodicho pito para que una profesional se lo lleve a la boca junto a la Boquería? ¿A qué viene ahora tanta protesta, si a la ciudadanía le pareció de perlas –no hubo quejas, que yo recuerde– la supertolerante iniciativa imbécil del Ayuntamiento? Durante muchos años, sobre todo desde que el Gobierno de Aznar decidió que todo el suelo español fuera edificable, los constructores y los Ayuntamientos y las Comunidades han destruido el paisaje, sobre todo el de las costas, arrasadas por monstruosas moles de ladrillo y cemento y convertidas en lugares incómodos y feísimos. Eso ha propiciado que allí ya sólo acudan los turistas más zafios y que menos gastan, los que se conforman con dos o tres noches –ciegas– de cerveza, chiringuito y prostitución callejera, todo en un paquete que les cuesta cuatro perras; y que, paralelamente, se haya ahuyentado a cualquier visitante con un mínimo de exigencia y con gusto por el dispendio. Hasta agosto, la entrada de turistas había caído un 10% este año respecto al anterior, y en los meses que restan se prevé un descenso aún mayor. Nuestros gobernantes intentan achacarlo a la crisis, porque son los primeros interesados en que no se asocien sus políticas imbéciles con sus consecuencias, pero unas y otras están estrechamente vinculadas. Otro tanto sucede con el llamado Plan E del Gobierno de Zapatero, que consistió, entre otras medidas, en soltarles a los Ayuntamientos –endeudados hasta el peluquín– un montón de millones para que acometieran obras absurdas e innecesarias (para que se las inventasen, en suma), a fin de frenar momentáneamente el paro en las empresas de obras públicas y en las constructoras. A gastar en lo superfluo se lo llama tirar el dinero, y además ha sido a costa de que el conjunto de la población padezca sin motivo y no pueda trabajar ni descansar en sus desventradas y martilleadas localidades. Las consecuencias de esta imbecilidad están a la vista: a punto de acabarse la inyección artificial, tendremos ahora de golpe todos los parados que se intentó “aplazar”, y, a cambio, la productividad general del país se ha resentido, con la gente torturada y fuera de quicio, imposibilitada para moverse y desplazarse por sus ciudades y para rendir en sus tareas. La mayor imbecilidad, con todo, es la que nos aqueja últimamente a la mayoría: no saber asociar causas y efectos, lo cual, se dan cuenta, equivale a no saber sumar dos y dos. No hace falta explicar cuál será la consecuencia de tamaña ignorancia.

miércoles, noviembre 04, 2009

En El País

Foto: I.N., Ciprés en Madrid, 2009
Un artículo de Francesc Arroyo confirma justamente mi argumentación hace unas horas contra alguien que se autoconsidera un experto y pretende que la situación de Madrid en arbolado y espacios verdes no es mejor que en Barcelona. Salta a la vista que la situación de Barcelona es incomparablemente peor, en dotación, densidad de población, plazas duras, magnitud de los árboles, en falta de parques, en falta de inversión, falta de mantenimiento, falta de profesionalidad y cuidado, alejamiento de las normas europeas, etc. Por desgracia, pocos periodistas son capaces de observar lo que les rodea, utilizar su capacidad crítica, hacerse preguntas, escuchar a la ciudadanía y contar lo que ven como hace Francesc Arroyo. Aunque tengamos que enfrentarnos a las malas noticias, alivia que alguien no niegue la realidad ni esconda la cabeza debajo del ala para repetir las consignas municipales, con su falacia. O esas encuestas que afirman "al 38% de los encuestados no les preocupa la suerte del arbolado en la Diagonal. Quieren un paseo verde" (supongo que se referían a pintura...
La ciudad no alcanza el mínimo que recomienda la Organización Mundial de la Salud
FRANCESC ARROYO - Barcelona - 24/10/2009
Sin contar Collserola, la media de zona verde por habitante en Barcelona es más bien escasa: 6,57 metros cuadrados.
Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que la cantidad ideal es de 15 metros cuadrados por habitante. Barcelona sólo supera esa cifra si contabiliza como zona verde urbana la sierra de Collserola, con lo que se alcanzan los 17,71 metros por habitante, siempre según los datos del área de Parques y Jardines del propio Ayuntamiento.
Frenazo a la conversión de Collserola en parque
La ciudad (sin contar Collserola) no es una excepción: se halla en la media de otras ciudades españolas como Bilbao, Málaga, Valencia y A Coruña. Las capitales españolas mejor dotadas de zona verde, siempre con referencia a la recomendación de la OMS, son Vitoria (20,8 metros cuadrados por habitante), Logroño (18,3), Pamplona (16,9), Madrid (15,9) y, en el mismo límite, Santander (14,9 metros cuadrados de media por habitante). Montse Rivero, responsable municipal de Parques y Jardines, cree que la ciudad de Barcelona no se halla mal dotada respecto a zonas verdes porque, en su opinión, la sierra también es parte de la ciudad. Rivero insiste en destacar los esfuerzos del Consistorio para ir ganando dotaciones de zona verde donde se puede, lo que no deja de presentar dificultades.
Si el análisis se hace por distritos, el resultado es demoledor: Sólo tres superan la cifra recomendada por la OMS. Los otros siete quedan por debajo.
Los tres que disponen de más zona verde por habitante son los que lindan con la sierra que limita la ciudad por el interior: Sarrià-Sant Gervasi, Horta-Guinardó y Nou Barris. No obstante, Les Corts, que también dispone de no pocos metros cuadrados integrados en el futuro parque natural de Collserola (406.000 metros cuadrados, para ser exactos) queda cerca de los parámetros de la OMS pero sin alcanzar los mínimos recomendados. La media del distrito es de 13,76 metros cuadrados por habitante, aunque bajaría a 8,90 metros cuadrados si no se tuviera en cuenta la zona no estrictamente urbana. Y eso que este distrito se beneficia, desde hace cinco años, de haber ganado 35.000 metros cuadrados de zona verde: el espacio que ocupan las vías del Trambaix, recalificadas por el municipio porque tienen césped. "No toda zona verde tiene que ser espacio de juego", explicó un dirigente de Parques y Jardines.
El caso más llamativo, por abajo, es el distrito del Eixample: tiene casi 10 veces menos verde del que recomienda la Organización Mundial de la Salud: 1,9 metros cuadrados por habitante. El Eixample es una zona urbana sin apenas parques y jardines y con muy pocas plazas, por lo que el verde casi sólo se da en patios interiores de manzana, el arbolado callejero y algunas zonas ajardinadas públicas o privadas. El distrito mejor dotado y el único que supera la media recomendada por la OMS, sin contar los que limitan con Collserola, es el de Sants-Montjuïc (16,48 metros cuadrados por habitante), que se beneficia de la presencia de la montaña que le da parte del nombre. No es una montaña con grandes extensiones boscosas, pero sí configura un pulmón para la zona, con la ventaja añadida de que es muy utilizada por la ciudadanía. En un sentido similar, Ciutat Vella tiene la ventaja de disponer del parque de la Ciutadella. Sin esta pastilla verde en el corazón del distrito, el núcleo antiguo de Barcelona caería a porcentajes similares a los del Eixample. El segundo distrito con menos verde es el de Gràcia (3,20 metros cuadrados por habitante) seguido del de Sant Andreu (3,77 metros cuadrados). En el otro extremo se sitúan los distritos colindantes del futuro parque natural. Nou Barris, a pesar de su densidad, dispone de una media de 17,19 metros cuadrados por ciudadano, aunque se queda en 6,76 metros, casi en la media barcelonesa, si se descuenta el verde de las estribaciones de la sierra de Collserola. Horta-Guinardó es un caso diferente, ya que parte del entramado urbano de este barrio se halla ocupando colinas. Si contar el espacio del parque, su media es de 7,15 metros cuadrados, que se eleva hasta los 31,77 metros, al contabilizar la parte de la sierra que le corresponde. El caso más extremo es el de Sarrià-Sant Gervasi. Sin Collserola el distrito se sitúa casi en la media barcelonesa (6,61 metros, Sarriá; 6,57 metros cuadrados, el conjunto de Barcelona). Pero cuando se añade el metraje de la sierra la cifra se dispara hasta los 88,66 metros cuadrados.

martes, octubre 27, 2009

Una carta en La Vanguardia

Foto: I.N. Maison europeene de la Photographie, París, 2008
M. LÓPEZ GARCÍA, Barcelona
La meva mare va ser cantant de l´Orfeó Català i, durant els seus 100 anys viscuts, es va sentir sentimentalment unida a la institució, que quan ella hi cantava sí que defensava la cultura de Catalunya. Dic bé, de Catalunya i no catalana. Si encara fos viva, assabentar-se del robatori de diners que ha fet en Fèlix Millet i tota la banda li hauria causat un atac de cor. Com a ciutadana emprenyada i en nom també de la meva mare, proposo que si la Generalitat utilitza diners dels impostos que nosaltres paguem per substituir el que els lladres del Palau de la Música Catalana no tornen, ens organitzem i fem objecció fiscal. Aquests diners podrien ser destinats a persones amb necessitats. I també proposo que la objecció fiscal sigui un arma legal de defensa dels ciutadans que complim els nostres deures davant dels robatoris de patrimoni que aniran sortint i que es facin ara i en el futur.
Ah, y parece que en el país vecino sí van a la cárcel. ¿Se acuerdan del odiado ministro del Interior, Charles Pasqua? Yo recuerdo haber gritado contra él en una manifestación francesa... (ahora le ha caído un año)

jueves, octubre 22, 2009

Otra vez

Foto: I.N. La plaça Joaquim Folguera, 2008. Vuelve a organizarse la resistencia del barrio para impedir que nos talen la arboleda boscosa de la Plaça Joaquim Folguera, esos almeces (lledoners) que, junto con las farolas de época (las que ahora sustituyen por unas farolas espantosas, de autopista, en la Gran Via, que el ayuntamiento contrata a una empresa llamada ProEixample; en una sustitución que sería imposible en ninguna ciudad europea, destrucción doble, del patrimnio verde y el patrimonio arquitectónico) forma un paisaje maravilloso, Maria C. me dijo que para ella, esa plaza era su primer Magritte, y tenía razón. También mi primer Brassaï. Pero este ayuntamiento no tiene escrúpulos ni límites. Cuando una de las señoras se encaró con unos funcionarios municipales que hablaban del proyecto en la plaza, la despreciaron llamándola retrógrada, por "preferir unos árboles al progreso", le dijeron, ignorantes ellos de que el progreso pasa ahora por la sostenibilidad y la preservación de lo verde y que unos árboles que han tardado setenta y cien años en crecer y que han formado una arboleda densa como ésa, que absorbe ruido y contaminación al máximo y mejora la calidad de vida del barrio, son importantes y merecen ser respetados. Seguiremos resistiendo, sabiendo que tenemos razón. Pueden firmar el Manifiesto aquí.

lunes, octubre 19, 2009

Indignación

Foto: Manel Sòria, Ibis, 2006
El juez Juli Solaz deja en libertad sin cargos a Félix Millet y Jordi Montull, pese a la petición de cárcel del fiscal por riesgo de fuga y tras su saqueo del fondo. El otro día en la tv salía un pobre ladrón de ordenadores condenado a siete años de cárcel. No se puede ser ladrón pequeño. Hay que pertenecer a la gran hermandad de ladrones políticos que son los que están en el poder y saquean a los ciudadanos. Es escandaloso que nuestras administraciones financien instituciones sin someterlas a auditorías regulares, y la única explicación de que no sea así es que todos cobran. Debería haber una revuelta en las cárceles. Debería haber manifestaciones de indignación en la calle. Pero en este país -atado y bien atado- sólo hay desvergüenza de los que están en el poder y resignación de los demás.

jueves, octubre 15, 2009

Lo que no dicen en la prensa

Foto: I.N., Puerta en Saint Enimie, 2009
Ayer, un artículo de La Vanguardia ridiculizaba y denigraba las objeciones de Teresa Forcades a los laboratorios farmacéuticos y sus lobbies, y de paso también desdeñaba a aquellos que desconfían de la vacuna en las redes, y daban la simple explicación psicológica de que a una monja que además es médica se le supone la sinceridad. Me chocó que en lugar de atreverse a contrastar opiniones a favor y en contra, el reportaje opusiera a la opinión de Teresa Forcades, "los hechos", cuando en realidad se trataba de la opinión de unos médicos sin nombre. Sin embargo omitían bastantes hechos, lo cual, como las medias verdades, resulta, a mi juicio, casi peor que la mentira.
Si muchos tomamos en consideración lo que dice el vídeo de Teresa Forcades es
1) Muchos médicos serios y de trayectoria conocida están diciendo públicamente que la gripe a es más benigna que la estacional y que no parece razonable vacunar masivamente, ni tampoco a las embarazadas. Algunos, como Jordi Rello, Gestor del registro europeo para casos graves de H1N1 lo han dicho en El País, y se supone que con ese cargo sabe de lo que habla, pues atiende a los casos graves. (""Se ha exagerado la importancia de la vacuna contra la gripe A").
2) Algunos de esos médicos ecuánimes y de mentalidad científica y que no son seguidores de las teorías de la conspiración declaran que prefieren no vacunarse y pasar la gripe nueva, para inmunizarse de verdad.
3) Porque ya ha ocurrido otras veces que las presiones de esos lobbies farmacológicos han movido a Sanidad a aprobar medicamentos peligrosos sin esperar que los estudios certificaran su seguridad (Vioxx) o a recomendar vacunas peligrosas (antipapiloma en adolescentes).
4) Porque en el RD 1015/2009, publicado en el BOE el 20/07/2009, se dice textualmente que el Estado podrá utilizar vacunas y fármacos no autorizados sobre cualquier persona en España, sin que se pueda exigir responsabilidades por los daños que estos puedan causar. Y literalmente especifica "en los casos de propagación supuesta o confirmada de agentes patógenos o químicos, toxinas o radiación nuclear".
5) En revistas científicas serias, algunos científicos que habían participado en estudios han acusado en varias ocasiones a los laboratorios de haber manipulado o recortado los datos de dichos estudios.
6) Porque mientras se presiona a las mujeres para que se hagan mamografías constantes y luego proceder a operarlas y someterlas a quimioterapia y radioterapia, ya se reconoce en la prensa que dos de cada tres mujeres no deberían haber sido operadas y un estudio británico serio afirma que las mamografías no son un buen método para detectar el cáncer y sus riesgos no deben ser subestimados (ayer mismo recibí la carta instándome a hacérmela anualmente); de hecho algunos ginecólogos ya recomiendan no hacérselas.
7) Porque tras someternos a todos a una ley antitabaco completamente desaforada y a los carteles de Fumar puede matar, se reconoce que la mala dieta es mucho peor para la salud que el tabaco, mientras se permite la comida rápida o basura sin etiquetas ni restricciones, los transgénicos (prohibidos en Alemania, etiquetados obligatoriamente en Europa) y los pesticidas (prohibidos en Europa pero en uso en España) accedan sin control a nuestra mesa y mientras la obesidad y las alergias aumentan de modo alarmante en nuestro país. Y se promueve que la contaminación y la radiación se propaguen sin freno.
8) Porque hay más indicios de que la presión de los laboratorios modifican las políticas gubernamentales (como el caso del tamiflú).
9) Porque muchos ciudadanos estamos cansados de que los medios alarmen en exceso de unas cuestiones mientras omiten otras más graves, falten a la verdad en algunos casos o den por ciertas cosas no comprobadas. Y por eso, no tenemos más remedio que volvernos a la red, y a las páginas alternativas, e intentar discernir el trigo de la paja, como también tenemos que hacer en los medios convencionales, a veces con irritación, pues sabemos que se ocultan hechos y se distorsionan las cosas. Al final, en alguna que otra página o en algún momento, los periódicos reconocen las verdades, aunque antes se haya omitido y se siga omitiendo la verdad en las primeras planas y los titulares. Y en la TV muchas verdades no llegan nunca a decirse.
Durante la guerra de Irak estuvimos leyendo hasta la extenuación sobre l existencia de unas armas de destrucción masiva en las primeras planas de los periódicos y en los telediarios cuando no estaba demostrado y en ciertos artículos del interior se argumentaba lo contrario. Porque durante los últimos años hemos estado leyendo sobre la bondad del crecimiento económico español cuando todos sabíamos que se estaba invirtiendo sólo en el cemento, estábamos advertidos de la burbuja inmobiliaria, sabíamos que esto caería, pero los medios seguían hablando como si todo fuese en la dirección adecuada. Ya en la época de Aznar los medios repetían la frase de "España va bien" mientras que cualquiera que hubiera vivido la escalada de los precios desde la entrada del euro sabía que algo iba mal. Y ahora nos hemos acostumbrado a que la prensa hable de nuestras ciudades como si fueran otras, premiadas y maravillosas, mientras los ciudadanos sufrimos el horror de la contaminación, el ruido, la destrucción del paisaje y del patrimonio y las gran tala en todo el país, además de la entrega al turismo barato y destructor y la expulsión de los ciudadanos. Estamos acostumbrados a que se hable de pactar con Madrid para el Estatut y la Llei d'Educació, cuando todos sabemos que el Tripartit sólo ha seguido la política de CIU favoreciendo a las escuelas privadas y ha abandonado aún más la educación pública, aun sabiendo que estamos a la cola de Europa. Estamos hartos que se llame izquierda a la derecha y que se hable de sostenibilidad cuando se practica exactamente lo contrario.

martes, octubre 13, 2009

Más sobre las falsas alarmas sanitarias

Foto: Eugène Atget
Ayer en El País se reconocía que no hay motivos para vacunar masivamente a la población.
ENTREVISTA: JORDI RELLO Gestor del registro europeo de casos graves de H1N1
"Se ha exagerado la importancia de la vacuna contra la gripe A"
FERRÁN BALSELLS - Tarragona - 12/10/2009
El doctor Jordi Rello consulta a diario una de las mayores bases de datos sobre la nueva gripe: el registro europeo de casos graves de la enfermedad que reúne información obtenida de las UCI de más de 50 países. Otros hospitales de Asia y Latinoamérica, que careen de registro propio, también están volcando sus datos al archivo que Rello gestiona desde la sala de cuidados intensivos del hospital Joan XXIII de Tarragona. Los detalles un millar de casos graves hacen de este doctor uno de los profesionales que más información posee sobre el nuevo virus en toda Europa. "Un tercio de los enfermos que necesitan respiración asistida es obeso" "No es cierto que la gestación implique riesgos excesivos como se ha dicho" La continua ampliación de la base de datos empieza a arrojar pistas sobre como el virus afecta al organismo. La diferencia entre esta gripe y la estacional, señala Rello, es tajante. "La gripe común merma el sistema inmunitario y predispone al sistema pulmonar a adquirir otras infecciones. El nuevo virus causa lesiones en los pulmones por sí mismo". Hoy se celebra en Luxemburgo el Consejo extraordinario de Sanidad sobre la nueva gripe. La reunión prevé coordinar las estrategias sanitarias de los países de la UE ante la segunda oleada de la pandemia. Pregunta. ¿Es la nueva gripe más agresiva? Respuesta. Los datos indican que no. De nueva gripe no muere nadie, hay fallecidos por complicaciones de la enfermedad. Creemos que las lesiones pulmonares no las provoca una reacción del virus, sino otra inmunológica. P. ¿El problema es cómo responde el cuerpo al virus? R. Es un simple proceso de transición que no debe generar alarma. En pocos meses la nueva gripe relevará a la estacional. La vieja desaparecerá y no implica que la nueva sea más peligrosa. Que sea una pandemia significa sólo que afectará a mucha gente. P. ¿Cuánto durará esta etapa de transición? R. No lo sabemos. P. ¿Qué información aportan los casos extremos de H1N1? R. La principal, que uno de cada tres enfermos que requieren respiración asistida es obeso. Todavía ignoramos por qué. Este factor se muestra más relevante que padecer problemas respiratorios previos. Los asmáticos son uno de cada seis pacientes. Uno de cada 15 son mujeres embarazadas, por lo que la gestación no implica riesgos excesivos, como se ha dicho. Aunque hay una certidumbre: todos terminaremos contagiándonos de nueva gripe en nuestra casa, en el ascensor... P. Si será tan común, ¿por qué esta urgencia en ultimar vacunas para evitar contagios? R. La vacuna será útil en casos graves, pero se ha exagerado su importancia. Basta con que quien esté enfermo se quede en casa. Cuidar la higiene, especialmente las manos. Luego, consumir zumo de naranja natural. La vitamina C mantiene altas las defensas y puede resultar tan importante como la vacunación. P. Mantiene altas las mismas defensas que luego atacan el sistema pulmonar. R. Eso ocurre sólo en casos extremos. Apenas dos de cada 100 enfermos de gripe A han requerido ir al hospital, uno de cada 1.000 ha necesitado cuidados intensivos.
Hoy en el mismo diario un informe serio reconoce que la técnica de las mamografías para despistar cáncer de mama está sobrevalorada y los riesgos de someterse a ella son también dignos de consideración.
Me alegra no pertenecer a ese grupo de gente sumisa que se presta sin desconfiar a todo lo que el sistema sanitario propone, ni de aquellos que creen religiosamente en una "ciencia" dogmática y no abierta, desvinculada del mercado y de los poderosos lobbies farmacéuticos y que se someten también sin atreverse a considerar las críticas, y que temen que todos aquellos que las formulas estén locos, y actúan como si objetar y cuestionar fuese un pecado e implicara caer en la hechicería. Sin embargo, aunque los medios apenas se hayan hecho eco de las críticas y objeciones, éstas empiezan a influir. De momento, la agencia europea del medicamento ya considera la posibilidad de unificar las dos dosis en una (teresa Forcades hablaba del peligro de crear una sobreexcitación inmunitaria con las dos dosis, unidas a la de la gripe estacional), aunque aquí se sigue hablando de vacunar a embarazadas (!) y personal sanitario. Dicen que más vale pecar por exceso... ¿Qué importancia tienen los efectos secundarios que podrían dañar de forma irreversible a esa población vacunada? No renunciarán tan fácilmente a sus negocios.
Y mientras el Parque Nacional de Daimiel entra ya en un proceso de destrucción irreversible, nuestros políticos siguen talando árboles a toda velocidad por todo el país. Como si eso no contribuyera gravemente a la misma sequía que ha destruido el parque.
Me dicen que según el RD 1015/2009, publicado en el BOE el 20/07/2009, el Estado podrá utilizar vacunas y fármacos no autorizados sobre cualquier persona en España, sin que se pueda exigir responsabilidades por los daños que estos puedan causar. Y literalmente especifica "en los casos de propagación supuesta o confirmada de agentes patógenos o químicos, toxinas o radiación nuclear". Citado en un programa de ondacero, que por lo demás coincide en muchas cosas con lo que dice Teresa Forcades.
Este sistema nuestro cada vez se parece más a Código 46 o a Atmósfera 0.

domingo, octubre 11, 2009

Sumisión

Foto: I.N., Mi mano en una corteza de árbol, Gorges du Tarn, 2009
Éste es un país sumiso. Franco lo dejó todo atado y bien atado y nuestros políticos, llamados socialistas pero en realidad de orientación derechista (salvo algunos gestos y la ley del matrimonio gay para despistar), que ante la crisis apoyan a las grandes fortunas y asfixian a las rentas bajas acribillándolas a impuestos, que nos entregan a los lobbies farmacéuticos y transgénicos, que permiten que se utilicen en España pesticidas prohibidos en la Unión Europea, que siguen ayudando a los culpables de esta crisis como Bancos e inmobiliarias y restringen aún más las esperanzas llevándose el dinero de la investigación y de la Universidad, en un país donde se invierte menos por alumno que en toda la Unión Europea (y Cataluña ya a la cola de España, gracias a la política compartida y afín de CIU y el Tripartit), que subvenciona instituciones sin someterlas a ningún control ni auditoría para apoyar a gente como Millet, a quien hemos pagado incluso la fastuosa boda de sus hijas (como a Aznar), se han propuesto además cambiar los números del paro con sus negocios del cemento (las mafias rusas y napolitanas en plena efervescencia en la construcción, ya lo advirtió Saviano) aunque sea destruyendo el patrimonio arquitectónico y talando todos los árboles sin problema (firmen el manifiesto aquí).
Y la gente se somete. Sólo han aparecido unas cuantas cartas en los periódicos, de los escasos ciudadanos que no se consideran súbditos. Hoy en La Vanguardia
Árboles y obras
JOSÉ M. TORRES I ROS - Barcelona
Sorprendidos hemos quedado los vecinos del paseo de Amunt (en Gràcia) por el inicio este mes de octubre de los trabajos de remodelación de la calle. Una de las pocas que quedaban con ejemplares de acacias de más de cuarenta años conviviendo junto con otros árboles más jóvenes. Nada que objetar si no fuera porque con total impunidad, o al menos lo parece, se está arrasando la totalidad de estos árboles más viejos (unos diez), por el hecho de ser "mayores de edad". Aunque estén en buen estado y tengan sus floraciones naturales. En su día se colocó en cada árbol de la calle un letrero informando que los ejemplares en buen estado se trasladarían a los viveros. El resto, se llevarían a la planta de compostaje. Aparentemente sólo se han trasladado los árboles más jóvenes o, al menos, las actuaciones en este sentido están siendo confusas. No quisiera pensar que el motivo final de eliminar las acacias más viejas se reduce a un presupuesto económico de viabilidad. Espero que esta situación no se produzca, ya que es una lástima que esta mal entendida y vendida ecología de consumo no respete los árboles más ancianos. Seres vivos que han configurado a lo largo de los años el ecosistema bioenergético propio de la calle y de sus habitantes, sus vecinos.
Pero éste es un país sumiso. La gente prefiere que no le quiten la venda de los ojos y seguir como hasta ahora. Las asociaciones de traductores, a diferencia de sus colegas ingleses, que lograron una gran mejora con la simple iniciativa de analizar anualmente en su revista a las editoriales, entrevistando anónimamente a sus colaboradores, diciendo si pagan derechos, si envían liquidaciones anuales, qué tarifas pagan, cómo cuentan las páginas, etc., prefieren mirar hacia otra parte, ya que el asunto de las bajas tarifas está "trillado".
Las asociaciones de escritores tampoco se deciden a hacer nada para evitar que en España los editores puedan engañar a sus autores con los números de las ventas de libros, ¿qué importa? En Francia cooperativas de libreros publican cíclicamente los números de ventas y hay transparencia y los autores no pueden ser engañados, o al menos no al 50% como aquí, y es de todos sabido. Pero cuando se les propone alguna inciativa a las asociaciones para intentar cambiar las cosas, miran a otra parte o se dedican a insultarse y ofenderse entre sí.
La mayoría de la gente de este país prefiere pensar que los suyos son los buenos y no les traicionarán, y enfadarse con quien se rebela o quien dice algo crítico. Prefieren someterse a una vacuna peligrosa y de dudosa eficacia antes que informarse. Prefieren que nadie denuncie esos riesgos, que no se debata, porque podría crearse un descrédito del sistema médico o del partido "de los buenos". Prefieren vivir en su sueño de ciudad feliz mientras les cortan los árboles, les sustituyen hermosas farolas del XIX por espantosas y carísimas farolas de autopista, que llaman "estilizadas" (Gran Vía, Barcelona) sin que se inmuten, prefieren seguir pagando el 60% más por los móviles, el 50% más por la conexión a Internet, mucho más por la fruta y la verdura que en el resto de Europa, comen alimentos con antibióticos y pesticidas (por cierto, la fruta marca Dole y marca Delmonte es transgénica, ya que ustedes no exigen al gobierno el etiquetado, como en Europa), prefieren que les dejen paralizados con una vacuna, les roben el dinero para que se lo lleven otros a manos llenas... Mientras puedan llenarse la barriga y soñar con Hollywood...
Pero los visitantes a blogs críticos aumentan cada día que pasa. Quien avisa no es traidor