sábado, enero 17, 2009

Abuso policial

Foto: I.N., Árboles de Bruselas, 2008.
Casi todo el mundo sabe que la policía abusa de los que considera vulnerables. Un sector contra el que suele desahogarse son los jóvenes. Por si se me había olvidado, lo compruebo siempre con G. Le paran sistemáticamente, en todas partes. Como G. es tranquilo y dialogante, buen observador y a la vez consciente de sus derechos, suele salir bastante airoso (al margen de su inocencia, pero eso, a la policía, no le interesa tanto). En el aeropuerto, una vez que íbamos juntos, él se adelantó un poco, y cuando yo salí del simulacro de vigilancia y efectiva humillación superflua de ciudadanos inocentes que es el control de equipajes (los terroristas siguen pasando plutonio radiactivo sin problemas y los aviones y vehículos cargados de armas atraviesan todos los días todos los aeropuertos y fronteras del mundo también sin problemas), vi a la pareja de la guardia civil con él, llevándose su documentación, y cuando les pregunté qué pasaba lo llamaron "control rutinario", aunque admitieron que jamás un terrorista o un traficante lleva el aspecto de G., y uno de ellos incluso me dijo que "era lo normal" y añadió: "a mí, cuando no era del cuerpo, también me paraban". Lo que no dijo era la razón, tal vez ni siquiera sabía expresarla, de esa rutina: así se divierten, entretienen y desahogan los del cuerpo mientras no molestan a los verdaderos delincuentes.
Hoy he pagado esa multa completamente injusta de G. Conozco bien a G. y sé que no le importa nada reconocer errores, imprudencias o lo que sea que haya hecho. En este caso, la multa es por "hacer ruidos que perturben descanso vecinos". La noche del 18 de octubre pasado G. estaba con unos amigos apoyados en el coche de uno de ellos, hablando, y alguno de ellos bebía una cerveza. "No susurrábamos -dice-, pero tampoco gritábamos." El lugar era Sant Gervasi de Cassoles esquina Mitre, por donde pasan autobuses con un estruendo considerable. Pero en este país nadie se quejaría nunca del ruido de los autobuses, ni del tráfico, ni de las obras. Dice G. que cuando pasaba un autobús había que esperar o hablarse al oído para poderse oír. Otro amigo que venía de dentro de una sala de música pequeña que hay allí en Mitre les avisó que había dos "secretas" dentro con aspecto cutre, pero ellos no les vieron venir. Los tres guardias urbanos de paisano aparecieron al cabo de poco, les pidieron la documentación y les multaron "por hacer ruido", ya que se habían quejado unos vecinos, y añadieron que les multaban, "por beber en la calle". Sin embargo, en la multa no dice nada de beber. Cuando G. les dijo que, dado que ellos no estaban haciendo ruido, les estaban multando simplemente por estar allí, uno de los tres policías dijo que efectivamente, así era.
El padre de G. recurrió la multa, pero la abogada ya le dijo que lo tenía mal: la palabra de un joven con rastas contra la de dos policías no vale nada, al menos en este país. Mientras se iniciaba el recurso, la multa se ha duplicado y hoy he pagado lo que ya eran 120 euros. Por nada. Por no hacer ruido. Por el placer y la satisfacción de dos policías con aspecto decadente que merodean por las discotecas vestidos de paisano.
Estas cosas y otras peores les ocurren a los jóvenes. ¿Se imaginan lo que les ocurre a los inmigrantes? Yo supe de un senegalés con papeles, que antes trabajaba en un taller de fundición que servía a la Seat y luego montó su garito de bisutería, siguiendo la tradición de su familia, al que detuvieron una vez por error, le pegaron una paliza considerable, le amenazaron y asustaron y luego le soltaron al comprobar que no era él. Naturalmente, nadie le pidió perdón, y él no presentó demanda porque sabe que en este país tendrá siempre todas las de perder. Historias como ésa y mucho peores he escuchado una y otra vez, de gente que no fantaseaba ni inventaba.

15 comentarios:

Francis Black dijo...

Yo hace bastantes años estaba en un bar y un poli de la secreta detuvo y se llevo a un tio por escandalo publico , como en las pelis , entoneces yo me fui con ellos , no lo conocia de nada pero aquello era una falsedad total pues yo estaba hablando con la mujer del supuesto escandaloso y lo tenia a lado( era un tio bastante celoso e impresentable hay que decirlo , pero mientras estaba a mi lado no podia estar gritando en plena calle) . Se ve que se habian discutido con el poli un rato antes y este le queria putear. Bueno pues acabe un martes a las cinco de la mañana acompañndo al tio y a la mujer a comisaria y testificando al final en un juicio a su favor meses despues.

zbelnu dijo...

Me gusta mucho esa actitud un poco robinhoodiesca, Francis B. Por un lado la gente no conoce sus derechos y por otro todo el mundo tiene miedo, "és un país de cagats", como decía E. Casasses en una entrevista que sale en youtube, que me encanta.

Francis Black dijo...

La entrevista de la empanada ? http://www.youtube.com/watch?v=RuA75nATBAc

zbelnu dijo...

Sí, no te gusta?

Francis Black dijo...

Si , me gusta a mi me interesa bastante la epoca pre guerra civil , lo de la penya de l' ateneu , las revistas de la epoca , E. Casasses edito un libro que me gusta mucho de Francesc Pujols : la tardo barcelonina , que originalmente fue escrita para la revista Papitu . Ahora Guillamon ha sacado un libro ( que no he leido ) sobre los escritores catalanes en el exilio , es bastante bestia como se borro a toda una generación .

zbelnu dijo...

Y a mí. Sólo que da una mezcla de rabia y pesadumbre ver que hubiéramos sido un país digno y culto y llegaron esos retrógrados con el machete y lo segaron y machacaron todo y no dejaron crecer la hierba. Lo ves en todos los campos, en arquitectura con Sert, el GATCPAC, el CIAM, en educación con l'Escola Moderna de Ferrer i Guàrdia, los Decroly, etc., en literatura, en todo... En la trilogía documental de André Malraux Sierra de Teruel y otros dos, ves que con el presupuesto miserable que tenían la República hizo más escuelas y bibliotecas que en toda la historia del país. Pero la guadaña facha lo destruyó todo y luego ese silencio y entierro de la memoria. Había personajes geniales que no se pueden reproducir... como Palau i Fabre, por ejemplo...

Ephemeralthing dijo...

Ahora que francis habla del "Papitu", ¿está todavía el busto (en memoria) de Garcia Junceda, en la Rambla Cataluña?. Ai, ai, ai!, no sé porqué pero no me suena haberme cruzado con él últimamente. Tengo que comprobarlo, espero que sólo sea un olvido y siga ahí.

zbelnu dijo...

En qué parte de la Rambla estaba? Yo recuerdo el busto, pero no sé dónde, soy tan despistada...

zbelnu dijo...

És aquest?
http://ca.wikipedia.org/wiki/Fitxer:Joan_Junceda.jpg

Francis Black dijo...

este blog os puede interesar :

http://vinyetes.blogspot.com/2007/11/blog-post_16.html

zbelnu dijo...

Desde luego! Gracias Francis. Hay una viñeta de l'Esquella de la T. que me encanta
http://bp1.blogger.com/_2GQvuEKpbb4/R-kp7JBCR9I/AAAAAAAAEw4/y2W9QKgpefk/s1600-h/esquella-gats.jpg

zbelnu dijo...

Huy, y ésta aún mejor
http://bp0.blogger.com/_2GQvuEKpbb4/RzygmGyeJvI/AAAAAAAADeE/qz_Zn0kEMkM/s1600-h/15-L%27ESQUELLA+DE+LA+TORRATXA445.jpg

frikosal dijo...

Vaya, lo siento.

Yo las veces que he hablado con él siempre me ha parecido muy correcto con los demás. Me cuesta imaginarlo armando escándalo en la calle y molestando a la gente. Es tremenda esta identificación de la juventud y el pelo con los controles rutinarios.

Yo no soy joven pero me corto el pelo aproximadamente una vez al año (simplemente por que normalmente tengo cosas más interesantes que hacer). Y efectivamente, el día después del corte se nota un cambio de actitud.

Me decía un amigo alemán muy rastafari que ellos consideran bueno detener (y también multar?) a la gente más o menos al azar, para crear una cierta sensación de vulnerabilidad.

(De los autobuses tóxicos: En mi despacho del trabajo tengo que tener la ventana siempre cerrada por que es una planta baja y los autobuses arrancan a tres metros de mi cabeza con una humareda y un ruido brutales)

Ephemeralthing dijo...

jajaj, ¡fantásticas las viñetas!, y el enlace al blog, francis, gracias a los dos.
Es cierto, no es un busto, sino ese relieve de la fotografía. Yo recuerdo siempre ha estado a la altura de Valencia o Mallorca, quizás Provenza. Haré el paseo para situarlo y como no esté el disgusto será mayúsculo, no tanto como si se tratará de un árbol, pero si en cuanto tendrá que ver con el proceso de orwellización de la ciudad.

emilio dijo...

Joder lo peor del franquismo fue que jodieron Barcelona- Que bonita la barcelona de los años 20 y 30!!!