martes, septiembre 15, 2009

En El País leo

Foto: Isabel Núñez, Parc del Laberint d'Horta, 2009
Amnistía denuncia el régimen de incomunicación de los detenidos en España La organización califica de "inadmisible" que un detenido pueda pasar hasta 13 días sin hablar con un abogado o ver a un médico de su elección La organización Amnistía Internacional ha denunciado el régimen de incomunicación de los detenidos en España porque considera que incumple las obligaciones contraídas en virtud del derecho internacional de los derechos humanos. Según Amnistía, el régimen español es uno de los más estrictos de Europa. Consulta el informe de AI "Es inadmisible que en la España actual una persona detenida por cualquier razón desaparezca durante días, como tragada por un agujero negro", ha señalado Nicola Duckworth, directora del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional. En el informe "España: Salir de las sombras. Es hora de poner fin a la detención en régimen de incomunicación", la organización reclama a España que ponga fin a esta práctica porque viola los derechos de las personas que están privadas de libertad. Amnistía ha recordado que la Ley de Enjuiciamiento Criminal española permite mantener a una persona recluida en régimen de incomunicación hasta cinco días en todos los casos y hasta trece si es sospechosa de delitos de terrorismo. Ese periodo de trece días se compone de una fase de hasta cinco días de incomunicación bajo custodia policial, que puede prorrogarse otros cinco días de incomunicación en prisión provisional. Además, según Amnistia, en cualquier momento de la instrucción el juez puede imponer tres días más de detención en régimen de incomunicación. Durante ese tiempo la persona no puede hablar con un abogado ni con un médico de su elección", ha advertido Nicola Duckworth en una nota de prensa, quien ha asegurado que "muchas personas" detenidas en régimen de incomunicación afirman que han sido sometidas a tortura o malos tratos, "aunque raras veces se investigan tales denuncias." Como ejemplo, la organización cita el caso de Mohamed Mrabet Farsi, detenido por cargos de terrorismo el 10 de enero de 2006 en su casa, cerca de Barcelona. Durante su detención en régimen de incomunicación no pudo llamar a su abogado, según Amnistía, que asegura que fue torturado y maltratado, "pero tanto el médico que lo examinó como el juez de instrucción hicieron caso omiso de sus quejas", dice esta organización. La organización internacional ha instado a las autoridades españolas a abolir la legislación que hace posible la detención en régimen de incomunicación y a permitir a la persona detenida hablar con un abogado confidencialmente y comunicar a su familia su detención y el lugar donde se encuentra.

9 comentarios:

Icíar dijo...

¡Qué delicado ésto¡ no sé bien cuál es mi postura sin ver de cerca la realidad del tema. Tal y como dices, se trata de casos de incomunicación de presos, que probablemente sea aplicable a casos de terrorismos u otras situaciones de la misma categoría en grado de importancia y gravedad.

Pero, me arriesgaré a decir, que ese aislamiento temporal, lo podría justificar. Por supuesto, no con la tortura.

Isabel Núñez dijo...

No lo puedo comprender, Icíar. No estás a favor de los Derechos humanos? Todo el mundo tiene derecho a un abogado y a que se informe a su familia por muy grave que sea el caso. Aunque fuese un asesino en serie. Tidi el mundo tiene derecho a la presunción de inocencia. La justicia no debería confundirse con una venganza de los ciudadanos ni del estado. ¿No te parece que estar encarcelado es bastante aislamiento? Se está hablando de que detengan a alguien -que además puede ser inocente- y de que no se informe a sus familiares y crean por ejemplo que ha muerto, que se se ha ido...
Basta leerse la Declaración de los derechos humanos. Creo que de momento no tenemos nada mejor y que esos derechos deberían ser la base de toda negociación.

Icíar dijo...

Tienes razón, Isabel, rectifico. Me había quedado sólo con lo de la prisión incomunicada por un tiempo, no con la no asistencia de abogado.
Soy afiliada a Anmistia Internacional, para que no tengas dudas.
Pero, tengo un cierto conflicto con la justicia, a veces pienso que está hecha para el delincuente, a veces pienso que hay un exceso de proteccionismo.
Lo siento, de veras, éste no era el caso.
Tal y como lo has expuesto tú, con esa pasión en la contestación. Me rindo, tienes razón.

Isabel Núñez dijo...

Estaba segura de que sería así, de que estabas hablando de otra cosa! Perdona mi apasionamiento excesivo... A los impacientes y arrebatados nos van mal estas nuevas tecnologías. También yo pienso a veces que, al menos en mi país, los jueces y la policía simpatizan con los agresores. Pero en otras comprendo la reivindicación legítima de los juristas que se niegan a alargar condenas. Por ejemplo, se decía que un etarra "sólo" había cumplido 21 años. Quien diga "sólo" no sabe de qué está hablando. 21 años sin poder andar libre es muchísimo tiempo. Y la historia demuestra que nunca las condenas de por vida arreglan nada. Pero el tema de la cárcel sí es complicado. Para las violaciones, por ejemplo, una fiscal me decía que España está muy atrasada en soluciones alternativas para cuando salen los presos; no se trata de la castración química, que lleva a muchos a matar, pues la violencia sigue ahí, sino de otra clase de terapias.

Icíar dijo...

Ninguna disculpa por esa pasión, en realidad, a mí particularmente me gusta, ma hace saltar del asiento y reaccionar.
Me viene a la mente, una cosa que contó un personaje que admiro por su independencia y su permanente cara de mal humor. Dijo él sobre la pena de muerte:
'En una vista, en pleno franquismo sobre una pena de muerte, hubo un abogado que cuando vio que su cliente lo tenía todo perdido, hizo una defensa espectacular. Dijo él: Si Uds. Sres del Tribunal condenan a muerte, y Ud. Sr. fiscal la condena de muerte que ha pedido se la dan. Vayan Uds. al momento de la ejecución, porque yo voy a ir; y tras ver Uds. lo que es una ejecución: ni Uds. condenarán a muerte, ni Ud. pedirá más una pena de muerte'.

Icíar dijo...

El personaje es Javier Nart, se me olvidó decir quién lo contó.

Isabel Núñez dijo...

Me encanta tu abogado apasionado con cara de mal humor y su defensa, que dice mucho de su humanismo, de su fe en la humanidad de juez y fiscal, etc... Y lo de saltar del asiento también me ha hecho reír. Yo salto como aquellos resortes de los juguetes antiguos, Jack in the box, pero luego me siento avergonzada porque muchas veces, tantas, me equivoco...

civisliberum dijo...

Hay gente que cree que a los detenidos y encarcelados se les debe de eliminar su condición humana. La diferencia entre un sistema democratico, de otro que no lo es, es precisamente las garantias de los detenidos y sus derechos.
Lo triste es que la mayoria de la gente cree que los detenidos deberian de careces de todo tipo de derechos, y me refiero a la opinión de gente, en principio normal.
También es discutible la aplicación de la ley en función de quién la incumpla. Hace pocos dias en Pozuelo se castigo con penas de 3 meses sin salir de fiesta por la noche a unos gamberros que asaltaron la comisaria de dicho municipio, por hacer exactamente lo mismo en Lekeitio el castigo es carcel por 15 años.

Isabel Núñez dijo...

Desde luego, los ejemplos que dices son brutales, qué desigualdad