lunes, enero 22, 2007

Elecciones serbias

Foto: BBC News. Caída de Milosevic, 2000. Al parecer ( Los ultranacionalistas vencen en las elecciones serbias pero no podrán formar Gobierno ) los radicales siguen siendo el partido más votado, aunque no podrán gobernar, sino que la coalición democrática seguirá gobernando, por suerte para mis amigos serbios. Sigue habiendo tantos que aún se creen el discurso simple del odio, el orgullo nacional y la xenofobia... Las declaraciones del radical Nikolic, prometiendo que a la próxima lo conseguirán, producen inquietud. Sigue ahí la sombra del criminal no entregado Mladic, el gran obstáculo en el camino hacia la UE y muchos se preguntan si estará pactado que no van a entregarle porque, ¿realmente es posible esconderse tan bien? Y la eterna pero espinosa cuestión simbólica de Kosovo. Todos saben que habría que renunciar, ¿pero quién se atreve a renunciar a lo simbólico? Los radicales aprovecharían bien el hecho con su discurso fácil. Y sin embargo, está indefectiblemente perdido... Mi mejor amigo serbio me dice que los resultados electorales, dentro de las posibilidades, son buenos y me lo dice con sus baremos numéricos, que utiliza para toda realidad: " Es una mejora del 20 por ciento." En la entrevista que le hice a Dusan Velickovic para mi libro balcánico, me llevó a uno de esos agradables restaurantes-barco entre el Danubio y el Sava porque, me dijo: "Me gusta esta visión de la ciudad. Desde aquí, Belgrado parece una ciudad pacífica y cosmopolita, moderna, donde aquella guerra no pudiera producirse nunca."