domingo, diciembre 07, 2008

El fin de la Universidad

Université Paris II
En la prensa se ha empezado a hablar al fin de la miseria de la Universidad y aunque los diarios siguen la política gubernamental y argumentan que los estudiantes están confundidos y que el llamado proceso de Bolonia sólo les ayudará y les dará movilidad, algunas mentes preclaras han señalado esas miserias y cómo ese proceso de Bolonia sirve de pretexto para reformas que contribuyen a mercantilizar la Universidad, a aniquilarla como lugar de conocimiento, a acabar con las humanidades y a afianzar aún más la mediocridad que reina en los puestos decisivos, mientras los profesores más brillantes se han quedado en reductos y no deciden, mientras que esas figuras mediocres cortan el paso a toda innovación. Lean si no el artículo de Manuel Cruz en El País, o el de Jordi Llovet en el Quadern de ese mismo medio. La excelencia ya no sirve para acceder ni medrar en las Universidades de este país, sino todo lo contrario. Y cada vez será más difícil que los estudiantes alternen trabajo y estudios, o que elijan asignaturas que no interesen al mercado, o que la Universidad financie proyectos que no interesen directamente a laboratorios y corporaciones.
Todo esto es aún más grave en un país de gente cada vez más ignorante y mediocre. Por eso, los estudiantes encerrados y en huelga tienen toda la razón.

2 comentarios:

civisliberum dijo...

Por lo que tengo entendido con el proceso de Bolonia la Universidad se convertira esxclusivamente en una preparación para acceder al mercado de trabajo. El humanismo y el conocimiento por pura satisfacción se termino para siempre. La misma se convierte en una copia de las universidades americanas trasplantadas a Europa, grandes tecnicos y especialistas, pero a nivel cultural totalmente nulos.

zbelnu dijo...

No sólo eso, Civislib, digamos que la cura de la malaria no interesa a los laboratorios, por ejemplo, y eso lo explicaba bien Patarroyo, de ser por ellos nunca la habrían encontrado. Imagina una Universidad que deja de ser independiente en todo, que sólo apoya las investigaciones que benefician a sus nuevos señores. Hay que decir adiós a todo el conocimiento libre... Y también a estudiar si uno no tiene una familia burguesa que le apoye.