jueves, marzo 15, 2007

En Polonia, la memoria

Giacometti, Hombre andando.
Algunos de mis entrevistados balcánicos me han hablado del horror que significa partir cada vez de cero y renegar del pasado como si todo lo anterior fuese un crimen, la locura para la gente mayor, a los que arrebatan su mundo. En Croacia surpimieron todas las series de la televisión, los programas, todo. La gente cambió sus CV para eliminar cualquier trabajo o publicación en Eslovenia o Serbia o cualquier otra de las repúblicas que formaban la Federación de la antigua Yugoslavia, la mítica Fraternidad y Unidad se rompió en mil pedazos. Multitudes rompieron las estatuas de Tito y otros destrozaron y profanaron tumbas de soldados y antiguos héroes partisanos de la II Guerra Mundial, padres y abuelos de muchos de ellos. Por una parte, borrar la memoria conflictiva y la responsabilidad en las atrocidades, y por otra, mostrar la lealtad renegando del pasado. Una locura.