domingo, junio 10, 2007

¿Cuáles son las reglas?

Ilustración: Lluvia, de Maxi Luchini Los comentarios displicentes de un visitante me han irritado hasta tal punto que mientras hablaba por teléfono he borrado toda la conversación, casi diálogo de besugos. Ese interlocutor fallido no cumplía para mí una regla básica para seguir discutiendo, a saber, entender lo que yo decía y no contestar como si yo hubiera dicho otra cosa. Si en una conversación, alguno o ambos interlocutores actúan así, todo se convierte en un puro disparate sin lógica alguna. Aparte del agotamiento inútil, había más. Y eso me ha hecho pensar: como en toda negociación hay unas reglas del juego básicas (en la democracia, por ejemplo, las negociaciones entre las distintas culturas serían los derechos humanos), ¿cuáles serían las normas básicas mínimas para discutir, en mi opinión? Es decir, ¿cuáles serían los mínimos para que yo discutiera? Y eso me devuelve a la escena que comentaba Bruno Bettelheim de que los niños, a veces, pasan mucho más tiempo definiendo las reglas de un juego que jugándolo. Y esa idea, que yo pude comprobar miles de veces con mi hijo y otros niños, me encanta. Si la discusión no es necesaria ni obligatoria, se me ocurre:
El interés del tema. Que haya un entendimiento básico, o mejor dicho, que no haya una mixtificación o mala interpretación sistemática (como era el caso), y que se siga una mínima lógica. Que no se niegue lo evidente, lo real (mi interlocutor fallido pretendía que en Barcelona hay más árboles ahora que en 1976.
De pequeña, yo iba cada día al colegio por el Passeig de la Bonanova y jugábamos, en otoño, a patear la hojarasca: las aceras estaban tan llenas de hojas que parecía un bosque... hasta que las barrían. Todo el paseo estaba lleno de árboles. Tengo postales antiguas en mi cabeza, pero también en cartulina. La plaza Lesseps, por ejemplo. Y tantos otros lugares. Las "torres" o mansiones ajardinadas que ahora son bloques de pisos. Pero tal vez vivimos en Barcelonas distintas. Yo sé bien lo que mejoró con los primeros mandatos socialistas en el ayuntamiento, pero también sé lo que ha ido empeorando. Naturalmente, hay muchas opiniones posibles, pero para hablar, tiene que haber una posibilidad de intercambio. Y esta vez no me parecía posible. Tenía la impresión de que el visitante sólo quería exhibir aquí sus ideas sobre nazis y soldados que otras veces ha expuesto, con la idea de que otros visitantes de este blog acudieran al suyo. No quería realmente hablar conmigo. Tal vez fuese sólo mi impresión, pero en estos casos, cuentan las impresiones, aunque no coincidan con las de otros. Seguramente él tenía una impresión terrible de mí: una loca que confunde los árboles con el humanismo y no sabe que el amor a la naturaleza es nazi. O algo por el estilo. Pero su visita me ha hecho pensar (todo me hace pensar, ¿será la edad madura?): ¿este blog es visitado por alguien? ¿Tengo visitantes silenciosos? ¿Lo tengo demasiado abandonado? ¿Debería borrarlo y centrarme en mi más visitado Crucigrama, cajón de sastre de todos los temas? Acabo de poner un par de contadores de visitas. Tendré que soportar la humillación de una cuenta tardía, que no incluya a los anteriores... Pero al menos sabré si vale la pena mantenerlo. La lluvia que me regaló Maxi Luchini me refresca un poco el post. Por cierto, no se pierdan el artículo de Vila-Matas en el País, El fin de Barcelona, lectores silenciosos.

10 comentarios:

Georgina Roo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
zbelnu dijo...

Por qué? Pero no te gustó que pusiera el dibujo casi tuyo? O fue la agresividad del interlocutor fallido, que acabó filtrándose como el aceite en la tela? O qué fue?

Georgina Roo dijo...

¡Me encantó! ¡todo! te decía que ví una bellisima sensibilidad, una fragilidad que también es una fortaleza al lidiar de manera valiente con la agresividad que nos invade a veces....no sé....me gustó: mucho. Bsos Bel.

zbelnu dijo...

Ah, qué bien, me alegro...!!!! Se ve que me quedé algo paranoica tras la agresividad de ese tipo, que yo no había previsto, aunque fuera culpa de mi impaciencia momentánea...

hugo solo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
zbelnu dijo...

Y GRACIAS por tus palabras generosas!

el objeto a dijo...

valerosa musa shaolin, para mi que te dije en un principio que Polis y Crucigrama se entrelazaban, esta articulación entre ambos me parece de lo más sugerente. Y me ha encantado poder ver esa foto de la plaza lesseps, donde a días, vivimos

zbelnu dijo...

Gracias! Musa Shaolín es el mejor piropo que me han echado! No tuve tiempo de escanear mis auténticas postales, con frases en esperanto "Placo di Xatalunya je birda rigardo" era una que me aprendí de memoria (claro: Plaza de Catalunya a vista de pájaro...). Y ahora que me pregunto si abandonar los dos blogs, y por otra parte, no creo que pudiera...

maxi dijo...

la lluvia es para que crezcan muchos arboles y plantas!!!!!!.
bss.Maxi

zbelnu dijo...

Claro! Toda la razón... Y yo que ni pensé... Pero esta bonita lluvia, seguro que crecen sólo interesantes especies...