jueves, agosto 02, 2007

Desinformación

Sin noticias de la suerte del azufaifo. Tras una larga indagación, Isabel Lacruz ha sabido que la reunión municipal con el propietario del solar se ha pospuesto hasta el 27 de agosto. La promesa de mantenernos informados, a nosotras y a los 900 vecinos que han firmado pidiendo La placeta del Ginjoler, que el árbol se quede donde está y se ajardine ese solar, se ha incumplido una vez más. A veces da la sensación de que las costumbres democráticas y el diálogo con los ciudadanos que, con sus impuestos pagan a los políticos y que los eligen en las urnas, no están tan arraigadas en este país como en el resto de Europa. Nosotros, por mediación de Borja Querol, hemos presentado una queja a la Síndica de Greuges de Barcelona, por la desinformación y porque queremos seguir el proceso, la catalogación del árbol y el estado de las negociaciones.
Pero seguiremos vigilantes. El árbol también sigue ahí, con sus raíces invisibles extendiéndose por el subsuelo y las ramas abiertas hacia el cielo. Hay gente que viene a verlo, gente del barrio y gente de fuera de la ciudad, que han sabido de su existencia por los blogs y los periódicos.
Subí con Aurora Altisent a un piso situado frente al azufaifo, para que pudiera observarlo desde allí. Y dibujarlo. Se veía mucho más alto que en la calle. Gracias a las indicaciones del librero de la calle Berlinès, he encontrado una página web donde aparece esa foto que lo muestra en todo su esplendor (en un extremo se ve el morro de la destructora grúa, y es que están tirando todas las casitas del patio de manzana y construyendo edificios feos a toda prisa, edificios baratos que intentarán vender muy caros), y en otra foto de esa web están los trapos verdes que los vecinos han ido poniendo en las ventanas y en los escaparates de las tiendas, por iniciativa del dueño de un restaurante donde ya preparan postre de azufaifas.

8 comentarios:

Rafael dijo...

Hola Isabel. Gracias por incluir mi fotografía del azufaifo. Ayer estuve con Salvador, 'el librero de la calle Berlinés' y me comentó que la habías volcado en el encabezamiento de la entrada.
Yo no sé para los demás como será, pero a mi los árboles magnificos me transmiten una sensaión de serena humildad. Tiempo, espacio y silencio acaban conformando estas pequeñas catedrales del mundo vegetal. No tengo muy claro qué pasará finalmente con todo esto, pero está bien que el azufaifo, en boca de otros, haya roto su silencio. Gracias de nuevo.

zbelnu dijo...

Gracias a ti, por recogerlo y fotografiarlo. Es verdad lo que dices, yo siento lo mismo, y desde que empecé a defender al azufaifo, voy por la ciudad mirando los árboles, como si los inventariase mentalmente, los jóvenes que nunca podrán crecer como crecían los de antes (por la contaminación, la tierra compactada de cemento, el ruido y la sequía) y los viejos que sí crecieron, los grandes y majestuosos (es verdad que hay algo humilde, pero al mismo tiempo, qué magnificencia vistos desde abajo, tan altos y extendiéndose contra el cielo sucio de la ciudad, trabajando para limpiar el aire enrarecido con el oxígeno que desprenden). Pero ellos -políticos municipales y constructores- siguen cortándolos sin piedad o con el simulacro del trasplante que casi siempre fracasa, y en muchos casos sólo sirve para engañar a la gente. A ellos les da igual la desertización, la sequía, ¿dónde pensarán que van a vivir sus hijos y nietos, en la Luna? Sólo "toma el dinero y corre"... Y nosotros pagando a esa gentuza con nuestros impuestos. Lo siento, hoy estoy furiosa.

Rafael dijo...

Bueno, ya pasa... Hay motivos más que sobrados para cuestionar la representatividad de los políticos. Demasiado poder en pocas manos, durante demasiado tiempo. Take it easy. De momento el azufaifo está vivo y sanote - a mi me parece que está contento porque sabe lo que está pasando - Saludos vegetales. R Z

zbelnu dijo...

Sí, se le ve en plena expansión, ha florecido (hubo unos días que cada vez que algún experto se acercaba a verlo, salía con florecillas de azufaifo en el pelo! Ellos no se daba cuenta) y la última vez que entraron los de una tv, el jardinero J.B. nos enseñó una ramita con dos azufaifas verdes como aceitunas.
Gracias por los ánimos.

Rafael dijo...

Hola. He colgado un archivo en mi página con un pequeño tema que he compuesto para el ginjoler ("Crecer en silencio)". Es corto, pero ahora no me da tiempo a hacer más. He intentado vincularlo a la entrada de tu página, pero no estoy muy puesto en estas cosas... Saludos RZ

zbelnu dijo...

Caramba, qué emoción, gracias (de mi parte y de la del árbol, si puedo hablar ya por él), ahora iré a verlo y a ver si yo (que no sé nada de todo esto) logro pescarlo y trasladarlo antes de mi peregrinación veraniega.

cacho de pan dijo...

que magnífico se ve en esta foto...es cierto que no necesita nada más...y el de atrás? ya se lo han cargado?

zbelnu dijo...

No, no, el olivo sigue ahí, discreto, aunque los expertos dicen que habrá que sacrificarlo... está demasiado cerca del azufaifo, y las raíces deben de estar entrelazadas, así que difícilmente podrán trasplantarlo, pobre...