viernes, noviembre 14, 2008

País

Foto: No sé de quién es esta foto de Red Woods!
A veces pienso que, además de nacer en la familia equivocada, nací en el país equivocado. Hablando con un librero del barrio (muy distinto, prácticamente opuesto al librero de la calle Berlinès) me ha dicho que creía que el azufaifo "está sentenciado" y al preguntarle qué quería decir, me dice que está abandonado. Le pregunto si no ha visto que han limpiado el terreno de basuras, me dice que sí, pero que tanta batalla para qué. Al hombre no le parece bien que haya un árbol chino bicentenario, el azufaifo mayor de Europa, lleno de pájaros y rodeado de verde, convertido en bien de interés local, sombreando la calle y humanizándola, y el hecho de que no hayan construido aún en la parte de abajo, esa parte que nosotros quisiéramos también como plaza, le parece tan grave que a sus ojos, los que defendíamos al azufaifo hemos fracasado.
Luego hemos hablado de los almeces (lledoners) de Joaquim Folguera, y él está de acuerdo en que los corten porque "hay que hacer el metro". Cuando le digo que el trazado podría ser otro, me dice: "El traçat no te'l canviaran, ni ara ni mai" y me parece detectar cierto triunfo en esa derrota supuestamente mía. Lo mismo le pasa respecto a la Diagonal. Luego hablamos de Lesseps y, aunque no le gusta (a nadie le gusta, aunque muchos apoyaron lo que se estaba haciendo, engañados o no), le parece lógico que hayan suprimido el espacio para plantar árboles porque los túneles "tenían que ser más altos". Añade que en definitiva, los jardines sólo sirven para que la gente los destroce y los llene de basura. Le digo que la plaça Joaquim Folguera no está sucia ni llena de basura, pero no le basta. Yo sé que no hay educación, que la gente en esta ciudad odia mayoritariamente el entorno, tira las basuras a la calle y allí donde puede, playas, mar adentro, montaña, etc., pero me asombra que haya gente teóricamente culta que piense que, dado que van a ensuciarlos, mejor suprimir los jardines, talar los árboles, llenarlo todo de cemento. En eso coincidían exactamente con la ex gerente del distrito de Sarrià Sant Gervasi y con el equipo actual. Según ellos, la frondosidad es un peligro, puesto que provoca que la gente eche las basuras y que los delincuentes se refugien en los parques. Suerte que esa gente no manda en Londres o París o Nueva York porque ya habrían destruido los maravillosos parques que allí tienen. Esta gente prefiere el cemento y los aparcamientos, aunque no llueva, aunque haya más contaminación, aunque no haya quietud ni nada absorba el ruido ni luche contra el aire intoxicado.
Dicho esto me he ido hacia la pobre y tristemente fea Lesseps, aunque evitándola, porque tenía que llegar a la Baixada de la Glòria, una callecita extraña con escaleras mecánicas hacia el Park Güell. He atravesado ese caos urbanístico que es ya el Putxet, donde las casitas decimonónicas alternan con edificios espantosos. Supongo que yo soy ya una de esas "reaccionarias" desde el punto de vista de los arrogantes arquitectos, quienes consideran que lo suyo es siempre mejor que lo que había, y que todo se puede destruir, no importa lo que haya costado, para realizar sus ideas. Con los años, yo he aprendido a sospechar de sus ideas como de las de los políticos. Me han demostrado que el 99 por ciento de lo que hacen es peor de lo que había, y por eso ya sólo quisiera preservar. Y en cuanto a los árboles, lo he dicho una y mil veces, ¿cómo se atreven a hablar de sostenibilidad y de ahorro energético todos los que proponen talar y si acaso "ya plantaremos otros"?
Cada vez que viajo por Europa, gracias a ese trastorno ocular que me atribuye un crítico y periodista, compruebo que la mayoría de gente con la que hablo piensa como yo, y los arquitectos, urbanistas y políticos preservan los árboles y la gente no tira basuras al suelo y pide disculpas o saluda antes de preguntar una dirección. Tampoco veo gente haciendo sus necesidades en la calle. Y me sigue pareciendo impensable que talasen, como decía L., buena parte de los árboles de Hyde Park o Central Park o le Bois de Boulogne o el Jardin de Luxembourg para hacer montañas rusas, para que pasaran tranvías o ampliar metros.
Yo creo que la gente de este país es sumisa y fácil de engañar y de conformar. Les quitan la quietud, los pájaros, el oxígeno, los árboles, la sombra y les dicen que es por una buena razón, y ellos lo aceptan sin preguntarse. Si tú lo cuestionas, se asustan, te culpan del vandalismo o bien te anuncian triunfantes que fracasarás. Ya lo decía Broggi en sus memorias: Sin educación, la democracia no funciona.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Comprendo muy bien ese sentimiento, yo misma me había sentido así muchas veces. Ahora hace años que vivo en el centro de Europa y , a veces, cuando vuelvo a Barcelona, me parece que yo sea una extraterrestre al oír lo que dice la gente apoyando los cambios que se han hecho en sta ciudad. Yo misma aprendí el valor de los espacios verdes, los jardines y los árboles urbanos viviendo en Alemania... Anna B.

civisliberum dijo...

Recomiendo el libro de Elvira Farreras i Valentí "El Putxet, Memòries d'un paradís perdut", en el que la autora describe lo fantastico que era El Putxet con sus torres ajardinadas y la incipiente destrucción del mismo iniciada con la construcción de Gral Mitre. Al morir la autora, los herederos vendieron la torre familiar para hacer un feo parking.

fra miquel dijo...

Es continua tenint l'arbre com un moble que quan fa nosa es llença i prou. A més, genera despeses de manteniment!

Ho tenim difícil per què la gent aprengui i ho vegi d'una altra manera.

Hauriem de començar per l'administració, però crec que està venuda a un interès no exactament de preservació del medi i reducció de contaminacions.

zbelnu dijo...

Civislib, leí ese libro y lo comenté en el blog en varios posts. A mí me encantó y sí, conozco la historia con su final terrible.

zbelnu dijo...

Tota la raó, Fra Miquel

Christopher dijo...

Lo de Lesseps, es un delito de lesa arquitectura. Los arboricidas del Gran Talador (Ayuntamiento), ahora la quieren emprender con la Diagonal... Estan convirtiendo Barcelona en un inmenso almacén de chatarra y materiales de construcción.

zbelnu dijo...

Completamente de acuerdo, Christopher! Lo peor es que la gente no lo vea o no quiera hacer nada, el viejo miedo del franquismo convertido en nihilismo pasivo... "no servirá de nada", "no lo conseguirás"

emilio dijo...

Hola a todos. he leido dos mensajes del libro del Putxet de Elvira Farreras. Yo lo estoy leyendo ahora. Lo fui a buscar a una biblioteca de Sarrià (calle dr Carulla) porque en la biblioteca de Lesseps en teoria tenian un ejemplar pero nada sabian de él. Robado o perdido, tanto da. El libro es un tesoro. El Putxet descrito es maravilloso. Pues encontré varias fotos antiguas de aquella epoca en una web. http://www.bnc.cat/digital/salvany/index.html En el buscador poneis putxet y salen 3 fotos. Una de ellas es la verja de hierro modernista de la casa de la actriz Matilde Diez con los bustos de la actriz y su marido tal como describe Elvira Farreras. Si poneis en el buscador "Brossa Malet" salen casi 15 fotos de otra casa descrita en el libro. Es una casa construida con elementos arquitectonicos goticos aprovechados de la destruccion de casas del centro de BCN para abrir la Via Layetana.

zbelnu dijo...

Sí, el libro es precioso, a mí también me encantó. Buscaré esas fotos. Oye, no quieres firmar el manifiesto para preservar los árboles?
http://www.ipetitions.com/petition/barcelonarboria/

emilio dijo...

Estoy muy de acuerdo con la carta. Gracias por avisarme. Yo creo que no se atreveran con los plataneros de la Diagonal. No quiero creerlo!