sábado, noviembre 22, 2008

¿Quién nos protege?

Foto: Hutong, Reading, 2007 (foto sustraída del blog del Objeto a)
Aparte de nosotros mismos, nadie. Desde luego, no los políticos a quienes pagamos para que entre otras cosas, cuiden de nuestros intereses. Ya sé que en este país, la gente tiende a creer que los políticos tienen unos derechos ilimitados entre mandato y mandato y flota en el aire la sensación de que les paga una vaga entidad paterna. Pero no es así: les pagamos nosotros con nuestros impuestos. ¿Y quién nos gobierna? Detrás de los partidos están las compañías -corporaciones multinacionales- y sus lobbies. No hay más. En España tenemos a los lobbies de los transgénicos, que nos exponen peligrosamente y sin escrúpulos (no compren piñas Del Monte, no compren maíz) los laboratorios farmacéuticos (esos que nos drogan y que no buscan medicamentos que curen sino medicamentos con efectos secundarios y que mantengan vivas las enfermedades; esos que inventan males para vender medicamentos, y dopan a niños mediante el inventado síndrome de atención) y los fabricantes de armas (que extienden las minas unipersonales por el mundo) sentados más o menos cómodamente, más o menos directamente en el gobierno y el Parlamento. Además, tenemos a la mafia rusa y napolitana, que se han repartido el pastel de la construcción llevándonos a todos a la ruina, y ahora extienden sus tentáculos a otros sectores.
Ahora, Zapatero ha facilitado la entrada de la compañía rusa Luycon en Repsol, allanando su camino en el plan de Putin (y los intereses que representa) de controlar aún más el gas en Europa. ¿Por qué? ¿Qué ganan a cambio de exponernos a todos, incluidos otros europeos a esa marea totalitaria y mafiosa que gobierna Rusia, donde nadie puede objetar ni disentir sin exponerse a la muerte o al envenenamiento terrible?
Siento no poder ser cauta ni prudente, ni tener más datos que los que leo en la prensa, pero sí tengo la desconfianza. La misma que hace a la UE anunciar que vigilará de muy cerca esa operación, que por desgracia no puede impedir.
No tengo ninguna confianza en quienes nos gobiernan. A veces, viéndolos discutir en una sesión de control del Parlamento, viendo a los del PP criticando la financiación de la cúpula de Barceló con partidas de ayuda al desarrollo y al miembro del PSOE de la comisión de ayuda al desarrollo indignarse, porque el PP siempre ha escatimado esos fondos, de tal modo que los que critican acaban invalidando la crítica por su mera trayectoria, o sus peleas por la memoria histórica, me hace pensar que todo es un teatro vacío que nos entretiene, pues ambos partidos hacen prácticamente la misma política, con pequeñas diferencias de formas y estética o estilo de superficie, pero nada más, y nos distrae del hecho de que la política fiscal, educativa y social sigue sirviendo a los intereses de la derecha y que tampoco esta vez un gobierno nos ayudará a dilucidar nuestra memoria ni a limpiar y analizar ese horrible pasado que ilegitimiza esta democracia española e impide extraer los vestigios franquistas. Le Monde recuerda que el comité de derechos humanos de la ONU conminó a España a principios de este mes de noviembre "a abolir la ley de amnistía de 1977 y tomar medidas legislativas que garanticen que las limitaciones a la persecución legal de crímenes contre la humanidad previstas por la justicia nacional no sean aplicables. Una exhortación que también ha caído en el olvido." Aquí no se hace limpieza. No es casual que en la Universidad usen para reprimir a los estudiantes una ley del franquismo. Nos distraen como si hubiera alternativas distintas y no simplemente una pelea para ver quién se queda con nuestro dinero con el pretexto de administrarnos. Esto no contribuye a consolidar ninguna democracia, ¿pero acaso a ellos les importa?
Leyendo este artículo de La Vanguardia de hoy, me pregunto una vez más: ¿Hemos pasado ya directamente a manos de la mafia rusa? Vean a quién ha tendido la mano Zapatero al permitir la entrada de Lukoil en la dirección de Repsol:
Un presunto jefe mafioso detenido en España, accionista, Zakhar Kniazevich Kalashov, considerado como máximo responsable de los doce presuntos miembros de la mafia ruso-georgiana instalada en España y detenidos en la operación Avispa, posee una "parte significativa" de Lukoil. Así consta en el escrito de acusación que la Fiscalía Anticorrupción presentó el 28 de octubre ante el juez de la Audiencia Nacional que instruye la causa. Pide para Kalashov 12 años y 2 meses de cárcel, así como una multa de más de 32 millones por asociación ilícita y blanqueo de dinero. El ministerio público destaca que, amén de mantener "contactos estrechos" con la organización criminal Kutaisi, considerada la "más terrible" de Georgia, Kalashov "también poseería una parte significativa de una de las sociedades más grandes rusas de petróleo, es decir la empresa Lukoil". También señala su relación con el banco ruso SBS y subraya que en una de sus cuentas figuran cargos a Lukoil. Según el escrito de la Fiscalía citado por Efe, la organización criminal que dirigía Kalashov se dedicaba a blanquear grandes cantidades de dinero, en su mayoría procedente del juego ilegal de casinos en Rusia, a través de la adquisición de bienes inmuebles en España. Su fortuna alcanzaría la suma de 200 millones de euros.

2 comentarios:

frikosal dijo...

"Siento no poder ser cauta ni prudente..."

Me he acordado de ti esta mañana. En un cursillo de botánica (que a mi se me da fatal) hemos ido a visitar unos bosques donde antes o después se va a construir una autopista.

Todo parece sentenciado: el ayuntamiento se opone pero con poca fuerza, en la capital TODOS los partidos están a favor, el trazado parece decidido hace muchos años y los campos de golf parecen puestos como por arte de magia en zonas cercanas pero no afectadas, aunque se barajan varios trazados alternativos con pocos km de diferencia para enfrentar a la población, el golf parece libre de todo peligro.. la sensación es de impotencia, aunque una vez más nos volveremos a reunir, a manifestar, firmar manifiestos, etc... como siempre.

Lo que tu dices, es un teatro.

Se agradece oír tu voz.

zbelnu dijo...

Todo el tiempo es así. Hasta las ruinas romanas de Numancia han perdido la batalla frente a la especulación y ya anuncian que construyen complejos hoteleros, centros comerciales y pisos. Ni siquiera la crisis nos salva porque la única medida que proponen ahora son "infraestucturas", es decir, autopistas, metros y tranvías que sirven de excusa para destrozarlo todo. En Figueres ya está aprobado el proyecto poara destruir la antigua estación, talar toda la placita sombreada de plátanos gigantes y todo el paseo para construir más horribles pisos que nadie necesita. Hasta ahora, se podía ir andando a la estación, ahora habrá que coger el coche y eso sí, harán grandes aparcamientos en Vilafant, y cortarán chopos y plátanos y de todo.