jueves, mayo 31, 2007

HELP

Si alguien pasa por aquí, lectores invisibles, por favor, inmediatamente, sin dilación, llamad:
Llamad a Parcs i Jardins, o al 010, o al telèfon (In)cívic de l'Ajuntament, o a la malvada compañía destructora Demeter Control Deconstrucción (falsamente derridiana), o al Periódico, o a El País Catalunya, o La Vanguardia o a Metro, y pedid clemencia para un árbol en peligro de extinción, el azufaifo o ginjoler o zizibus de la calle Arimón esquina Berlinès, que está a punto de perecer bajo los escombros de esa terrible obra, junto a la última casa bonita e histórica que nos quedaba.
Mi Carta al director de El Periódico
Señor Director:
En la calle Arimón esquina Berlinès han procedido a la demolición de una de las últimas torres, como viene ocurriendo desde hace años, pero en los últimos meses aceleradamente. A veces me he quejado a la guardia urbana por el ruido de las obras y la vibración que no me dejaba trabajar, pero según ellos NO hay limitación de decibelios, sólo de horario, para el ruido, a diferencia de lo que ocurre en el resto de la UE. Ahora se trata de un jardín y un árbol, ejemplar de una especie en peligro de extinción en este país, el azufaifo (ginjoler en catalán) o zizibus, que daba sombra a la calle y nos regalaba sus flores y frutas rojas a la acera. Según la guardia urbana y el telèfon cívic del ayuntamiento, no tenemos ningún derecho y el propietario puede hacer lo que quiere. Antes había limitaciones de patrimonio, arquitectónico y vegetal, ahora por lo visto ya no nos queda nada. Nuestro ayuntamiento "de izquierdas" y con un partido que se llama "verde" es el que paradójicamente está regalando la ciudad al mercado inmobiliario, hostelero, etc. Yo siempre fui votante de Iniciativa, y por primera vez en estas elecciones he votado en blanco.
Atentamente
Isabel Núñez

2 comentarios:

cacho de pan dijo...

creo que estas izquierdas son zurdas educadas para escribir con la derecha y estos verdes lo están tanto como las uvas del cuento: maduritos, casi pasados, pero igualmente inalcanzables.

zbelnu dijo...

Qué buena manera de retratarles! Y todos sufrimos los efectos colaterales de ese forzamiento desviado... un poco como el Papa actual...