lunes, julio 16, 2007

Respuesta a otra de mis quejas

Me quejé al Ayuntamiento de BCN de que los ciudadanos tuviéramos que soportar el ruido de moscardones gigantes de los helicópteros sobre nuestras cabezas para que dos o tres empresas puedan ganar dinero paseando a turistas. Me contestan que es competencia del Ministerio de Fomento, y tienen el detalle de agradecerme la participación. Yo seguiré con esto (aquí oigo otra vez al helicóptero, además de las grúas y maquinaria), aunque tengo otra protesta más grave y es que no haya límite de decibelios para las obras. No sé si debo dirigirme al Ministerio o al Ayuntamiento, pero lo intentaré. Ya que nadie se queja, yo intento compensar...
Alguien me dijo que había leído en La Vanguardia que llegarán más turistas y dejarán menos dinero. Además de la previsión de 49 nuevos hoteles más en Barcelona (aparte de que los precios de dichos hoteles han subido en un año cuatro veces más que los sueldos). Es un escándalo. Aquí sólo importa fomentar ese turismo vulgar de borrachera en la calle, aunque eso obligue a emigrar a los envilecidos y empobrecidos ciudadanos...

6 comentarios:

nomesploraria dijo...

Los dueños de las franquicias se han dado cuenta que los turistas ya no compran en sus tiendas. Un moscovita encuentra exactamente los mismos locales feos en Moscú o Barcelona. OOOOOOOOOOOOOOOh pobrecitos, que peeeena.

Los empresarios de los paseitos con moscardones gigantes también tendrían que estar en la cárcel.

zbelnu dijo...

Qué pena del café de toda la vida que fue derruido para poner la franquicia! Lo real desaparecido bajo el simulacro. Y sí, todos a la cárcel, berlanga dixit

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Cómo comparto tu lucha por una ciudad para ciudadanos. Ya fue insufrible la invasión del automóvil con respecto a la ciudad de nuestra infancia -necesaria pero descontrolada- y ahora la ciudad se convierte, cada vez más, en un parque temático. ¿Dónde quedan los rincones para el ser humano?

zbelnu dijo...

Exacto, ¿dónde encontraremos sombra para refugiarnos, o rincones auténticos donde seguir siendo nosotros sin violencia, o calles sin tiendas o paseos tranquilos donde mirar y reflexionar? Ya casi sólo me gusta andar de noche y en días laborables...

cacho de pan dijo...

el ser humano? qué es eso, please?

zbelnu dijo...

ni se sabe