jueves, julio 19, 2007

Más sobre la suerte del azufaifo

Fotos: Imágenes de un vecino de la calle Arimón, Manel Torres, de pequeño, en la escuela Sant Gregori y en su casa, calle Arimón esquina Pujol, con los árboles de la escuela al fondo (quedan muy pocos. La escuela y el propietario del solar que lo autorizó también contribuyeron al arboricidio generalizado hace años y talaron ejemplares centenarios -un gran sauce y palmeras- para ampliar la construcción.
En TV3, Imma Mayol ha defendido que el azufaifo se quede donde está. Mi lectura de su intervención es que la negociación municipal propone que el proyecto se modifique para hacerle sitio al árbol, pero no que construyan en otro lugar y nos den la placeta del Ginjoler que pedimos, esa plaza que ya estaba prevista en 1977.
José Plumed, conservador del Jardí Botànic de la Universitat de València, experto en árboles monumentales entre otras cosas, escribe a Xavier Argimon sobre nuestro azufaifo. "No conozco ningún azufaifo tan grueso ni por asomo, ni aquí, ni en Europa, lo que no quiere decir que no exista. Estoy de acuerdo en la complejidad y peligro del transplante (...), además si el más osado de nuestros arboricultores, dice que puede morir, debe ser así, aunque imagino que no habrá muchas opciones, los Ziziphus emiten numerosos rebrotes de raíz en toda la longitud de su somero sistema radicular, al menos el que tenemos en el J. botánico. (...) ¿No hay legislación en Cataluña que lo ampare?"
El valor del árbol merece una plaza. La construcción de cimientos cerca implica un peligro. Podría ser que, tras modificar el proyecto y darle algo a cambio al propietario, dañaran esas raíces tan delicadas, como sugiere José Plumed, y el árbol histórico acabara muriendo. En Europa, ese árbol obtendría una plaza. Incluso Oriol Bohigas, que ha contribuido decisivamente a esta nueva Barcelona, nos guste o no, nos ha dado la razón. ¿No nos darán la plaza del azufaifo?
Discrepo de Imma Mayol en la relevancia del número de árboles de Barcelona, que la situaría en un plano superior a otras ciudades europeas. Lo que aquí se consideran árboles parecen matorrales y arbustos comparados con los árboles de Belgrado, de San Petersburgo, de París, de Dublín, de Londres o Berlín. Los parques (incluso los parques madrileños) parecen bosques, no son como nuestros raquíticos y polvorientos jardines de arbustos mediterráneos. Incluso en los barrios de bloques más soviéticos, crecen árboles gigantes y se hace enseguida espesura y esos árboles tienen mucho más poder de oxigenación que los nuestros. Ya sé que estamos en el mediterráneo, que nunca llueve y que con el cambio climático, todo irá a peor. Por eso aún entiendo menos ese ensañamiento con los parques y árboles, ni las plazas de cemento, ni que la gente proponga arrancar los árboles en la SER, como contaba el otro día Cachodepan. Mañana seguiré sobre este tema y los links adecuados, me voy ya...

11 comentarios:

cacho de pan dijo...

lejos de mí ser descorazonador, sabes cuánto te apoyé desde el vamos en esta cruzada, pero hoy a la mañana el programa de la Ser se ocupó de crear inquina contra los árboles, que según ellos levantan aceras, impiden el paso de los viandantes y molestan a las mamás con niños...como Ser tiene un inmenso poder, me parece que los árboles lo tienen tanto o más duro que los toros, cuyo calvario transmiten con precisión de relojeros.

zbelnu dijo...

Pues las otras radios están con nosotros, ya me han entrevistado Com radio, Onda Rambla y también los de Luis del olmo han hablado de nuestro azufaifo...

Anónimo dijo...

Aquest ginjoler és tan especial que no fa rebrots i això encara fa més dificil localitzar amb precisió l’abast del seu sistema radicular. S’imposa la protecció de l’arbre amb un perimetre de seguretat que només el pot donar una plaça dimensionada adequadament.
Si la màxima autoritat en el verd urbà no es mou haurà de començar a explicar el per què no ho fa.
Serà per què es gasta la pasta en el sou dels jardiners de Parcs i Jardins que no saben distingir un Ziziphus d’un Sorbus ?
O li calen els diners per anar a Shangai de vacances ?
O més aviat se li ha disparat el pressupost amb tants de parcs en obres fora de plaç i sense inaugurar ?
Per què no li encarreguen l’obra a FCC que ja tenen experiència fent jardins per a l’Ajuntament ?
El darrer jardí que estant fent – El Parc Central del Poble Nou dissenyat pel Jean Nouvel – és una merdegadeta que només ha costat 300 milions llargs d’euros...
No cal ser gasiu. Si hi ha diners per a tot això i més, ara és el moment de ser justos que no esplèndids. Ningú demana un tancament modernista de ferro forjat i una estatua de les Isabels: es vol l’espai vital per l’arbre.
O potser sigui veritat que no és possible aquesta placeta i haguem d’anar a la Sindicatura de Comptes a comprovar el saldo ?

zbelnu dijo...

És veritat això dels rebrots! Ahir o abans d'ahir ens ho preguntàvem! Et pour le reste, gràcies per la teva ironia anònima...

Le franctireur arbrophile dijo...

Pour le reste il faut metre le paquet !
Vive le ginjolier d'Arimon et le ginjolier del Bruc !

Júlia dijo...

Me alegro del éxito de la campaña. Sobre los árboles barceloneses, se han perdido muchos, però la realidad es que también se han creado pequeños parques y se han arbolado bastantes calles. El clima influye mucho y no podemos aspirar a tener los 'bosques' de las ciudades que mencionas, sin embargo esa misma circunstancia debería motivar una protección más intensa. El patrimoni en jardines debería catalogarse como los edificios.

e. dijo...

a tu resistencia le crecen raíces y esto debería acabar en éxito (cuanto antes)

zbelnu dijo...

Gracias, E, aunque me temo que esto va a acabar conmigo...

el objeto a dijo...

más historias sobre el veneto, que mi labértigo me va leyendo... las azufaifas las usaban mucho las hiladeras en invierno para trabajar, se ponían una en la boca para ayudarles a tener saliva a la hora de trabajar!

zbelnu dijo...

Genial!!!! La azufaifa en la boca de las hilanderas merece ser anotada en el haz del blog, no quedarse en el envés!

zbelnu dijo...

Precisamente por el clima y la sequía y por la dificultad de crecer los árboles es inadmisible y salvaje lo que se hace aquí, Júlia. Y siento no ver que haya mejorado en nada el verde en Bcn. Excepto que una casa particular entre mil se convirtió en parquecillo, eso sí, talándole unos cuantos hermosos ejemplares arbóreos. Las plazas duras priman sobre las de tierra. Y se tala y tala... Éste es el país más arboricida de Europa, lo dice Joan Bordas, con topda la razón...